CAASA sigue cometiendo abusos, y no hay quien le resuelva a la gente; a esta redacción se dirigió la señora María del Refugio Ramírez para denunciar el aumento desmedido en el recibo del agua que registró de dos meses a la fecha, ya que se triplicó el monto que venía pagando, sin razón alguna.
Recalcó que ante la solicitud de una explicación por parte de la instancia competente, se topó con un mal trato y evasivas para atender su caso, situación que aseguró se repite con quien acude con esta intención, pues ha documentado otros casos igual al suyo.
“No se acredita el cobro que se está haciendo, son injusticias que se están cometiendo con los ciudadanos, a ojos vistos están tratando de robar; yo en ningún momento tuve inconveniente en que realizaran una inspección, pero nunca fueron; me dijeron que el incremento podía ser derivado de una fuga, quedamos en fecha y hora en que irían, ha pasado más de una semana y nunca se pararon”, resaltó.
La afectada puntualizó que desde hace cerca de dos meses que le atendió una persona de nombre Marco Ponce, quien le dijo que le daría seguimiento a su caso, para conocer el por qué del incremento de su recibo, sin embargo, no sólo no le dio respuesta, sino que ha ido a buscarlo a Municipio y la Concesionaria le dice que la persona ya no trabaja ahí, pero tampoco le señalan quién puede dar continuidad al asunto.
“Están subiendo las tarifas al criterio que ellos quieren, porque en la casa en la que yo soy dueña, vive una sola persona; empezaron cobrando entre 180 y 201 pesos, pero ahora llega el recibo de 800 pesos. Hay otros casos donde llegan de miles de pesos sin razón alguna, no se justifica”, enfatizó.
María del Refugio pidió al Ayuntamiento interceder a favor de los usuarios, pues dijo que en las mismas oficinas del Municipio no le han podido dar atención adecuada, que prácticamente se han lavado las manos y no le han querido entregar un historial del consumo.
“Si ahorita yo me dejo, mañana me llega de 3,000 mil pesos el recibo; no voy a reconocer un pago que no es, ellos mismos me están dando un historial, pero no aparece el consumo de cada mes, no aparece nada, no hay un estado de cuenta, cuentas claras no hay; me tuve que pelear para que me dieran ese papel. Están aleccionando a los empleados para que roben”, recalcó.