Alejandro Jasso, Lorena Corpus y Paula Ruiz 
Agencia Reforma

MONTERREY, NL 15-Feb.- El chavo más influencer del pop mundial impuso anoche su power en Monterrey.
Justin Bieber regresó a esa ciudad después de cinco años, más maduro en el escenario, en un concierto en el que reunió a 51 mil 500 fans, logrando sold out en el Estadio BBVA Bancomer.
En el arranque de la segunda etapa de su Purpose World Tour, el canadiense de 22 años desató una desbordante locura entre las “beliebers” que gritaron sin fin.
Este concierto, que es el primero que se realiza en el estadio del equipo de futbol Monterrey, provocó histeria y lágrimas de emoción en niñas y adolescentes -muchas acompañadas por sus papás-, que gozaron del espectáculo que incluyó tres escenarios, una pasarela y varias plataformas ascendente.
El astro juvenil dejó su huella con “Mark my Words” con el que empezó a las 21:25 horas el show, al parecer encerrado en un cubo.
El concierto fue explosivo, no sólo por la energía del joven, sino también por los efectos de pirotecnia.
El despliegue del espectáculo fue deslumbrante a lo largo del show, Un impecable juego de luces envolvió los sentidos de los asistentes, mientras el artista corría por una rampa.
Justin desató la locura al apretar sus partes íntimas, provocando los gritos de las chavas.
Demostró su versatilidad al cantar baladas, temas poperos, urbanos y de rap.
También presentó un momento acústico en el que se sentó en un sofá, tomó la guitarra y compartió “Love Yourself”… y tosió un par de veces.
“Cómo se sienten esta noche. Ha pasado tiempo desde que estuve en México y sólo quiero decirles: te amo”, dijo Justin, ante la euforia de las fans.
Continuó con “Been You”, pero la tos siguió, por lo que pidió una botella de agua y siguió el concierto con “Company” y “No Pressure”, una de las más coreadas de la noche, así como “As Long As You Love Me”, para luego aventarse un solo en la batería.
Aunque el show tenía enloquecidas a las chicas, Bieber nunca sonrió ni hizo contacto con las fans que estaban adelante y estiraban la mano con la esperanza de que las tocara.
El turno para sus invitadas mexicanas llegó con “Children”, donde tuvo a cuatro adolescentes regiomontanas bailando con él: Fernanda, Isa, Mía y Mariana, a quienes al final abrazó y felicitó por su buen ritmo.
“¿Listos para el siguiente tema?”, preguntó el ídolo y cantó “Let Me Love You”.
Los recuerdos de “Baby” llegaron a las 22:50 horas para seguir con “Purpose” y, finalmente, decir adiós con un “Sorry”, aunque de qué tendría que pedir perdón Justin… sólo de provocar la histeria de sus fans.