Josemaría León Lara

Las colonias del Nuevo Mundo se fundaron sobre distintas realidades, debido a la idiosincrasia de cada una de las naciones europeas y sus particulares ambiciones. Particularmente en el caso de Inglaterra, fueron los protestantes quienes fundaron las Trece Colonias que más tarde se convertirían en los Estados Unidos de América; en contraposición La Corona Española realizó dos conquistas, la territorial y la espiritual estableciendo ante todo la fe católica en todos sus territorios conquistados.

Uno de los factores que resalta entre la conquista de España en contra de la Inglesa es que los españoles dieron parte al mestizaje, que es de donde precisamente proviene la raza mexicana. A pesar de que la Colonia se caracterizó por una sociedad organizada por castas y que la mayor parte de la población eran mestizos, los pueblos originales precolombinos persistieron, situación que a la fecha permanece.

Deberíamos sentirnos orgullosos por el acervo cultural que tenemos en México; realmente a veces no dimensionamos la gran cantidad de riqueza con la que contamos desde tiempos previos a la conquista y que permanece viva, gracias a nuestros pueblos indígenas, mismos pueblos que son las comunidades más marginadas de toda la población mexicana.

La curioso es que los pueblos indígenas resultan importantes para el “México real” solamente en tiempos electorales”; esta semana ha sido todo un escándalo mediático la filtración de una llamada telefónica entre Consejero Presidente del Instituto Nacional Electoral, Lorenzo Córdova y el Secretario Ejecutivo Edmundo Jacobo Molina, dónde el primero hacía mofa de cómo un líder indígena hablaba tras una asesoría sobre las próximas elecciones del día siete de junio.

Las críticas hacia el Consejero Presidente del INE no se hicieron esperar, claro no cabe en un país dónde la democracia está cada vez más en duda y que el líder del máximo órgano electoral públicamente se diga plural e incluyente y privadamente sea racista e intolerante.

Ahora bien, el tema creo que es más oscuro que desenmascarar el racismo de Lorenzo Córdova y creo que nadie está viendo eso. Los analistas políticos esperan como todas las elecciones intermedias en ocasiones pasadas, un alto abstencionismo al voto y claro que la gente ya no creerá una “caída del sistema”.

Lo que podría estar sucediendo, es que en las vísperas de las elecciones es una guerra de desacreditación al INE en general, provocando que la gente indecisa no acuda a las urnas; provocando que las piezas se acomoden según como al sistema le convenga. De este modo, los partidos tradicionales se quedarán con sus mayorías de siempre y no perderían sus curules de representación proporcional.

Es por ello que una vez más, invito a acudir a las urnas el próximo siete de junio y hacer un voto consciente, ejercer nuestro derecho al voto pero también cumplir con nuestra obligación para con el futuro de México.

Agradezco su comentario de la presente columna al correo: jleonlaradiaztorre@gmail.com

Twitter: @ChemaLeonLara