Por: Octavio Díaz García de León

@octaviodiazg

En cada elección nuestro sistema democrático se pone a prueba. En una de las campañas políticas con mayor violencia en la historia reciente de nuestro país y que ya lleva 23 ejecutados y más de 70 incidentes violentos, hoy culmina el proceso electoral. Algunos de los aspectos que han estado en la discusión pública reciente en torno a estos comicios son:

Votar, anular el voto o no votar. Un intenso debate se ha dado en torno a si anular el voto o no. Anular el voto no beneficia a algún partido en especial. El pastel de votos se hace más pequeño pero el porcentaje que le toca a cada partido no cambia. El argumento para anular el voto es que es una manera de protestar contra el sistema de partidos. Ya en años previos los “anulistas” se hicieron sentir y lograron modificar la legislación electoral para introducir las candidaturas independientes lo cual es una forma muy interesante de optar contra la partidocracia. Nuevamente los “anulistas” han desarrollado una campaña para invitar a la anulación del voto. Para que la campaña tenga impacto deberá haber un número muy significativo de votos nulos para que los políticos tomen nota.

No hay que perder de vista que la democracia es muy reciente para nuestro país. Es un fenómeno del siglo XXI. En el siglo XX casi no existió. Hace 20 años la discusión no era qué partido iba a ganar las elecciones sino a quién iba a favorecer el Presidente con un puesto de “elección popular” a través del famoso palomeo o dedazo. La elección se daba por descontada ya que sólo ganaba un partido. Hoy que están 10 partidos en la disputa no debemos echar en saco roto ese enorme avance que hemos tenido.

Los “anulistas” son una expresión del hartazgo con los partidos políticos que carecen de democracia interna, son dominadas por unos cuantos y constantemente realizan actos de corrupción. Hoy mediremos que tan grande es ese hartazgo pero ojalá no sea con la abstención. La abstención solo manifiesta apatía e indiferencia. Hay que salir a votar hoy por el candidato menos malo si no hay mucha opción o por anular el voto si se quiere mandar un mensaje fuerte a los partidos políticos. Pero hay que acudir a las urnas.

Candidatos independientes. Una de las novedades de esta elección son los candidatos independientes. Si bien en condiciones muy desventajosas en materia de financiamiento en relación a los partidos políticos, estas candidaturas son una manera que los ciudadanos tienen de manifestar su descontento contra los partidos. Si las encuestas resultan acertadas, por primera vez en la historia un candidato independiente podrá ser gobernador de uno de los estados más importantes del país: Nuevo León. Y el candidato independiente a una diputación local en Zapopan, entre otros, podrían ser un signo favorable de lo que se puede hacer con un movimiento ciudadano deseoso de impulsar la opción no partidista en la política, basado no en el uso excesivo de recursos sino a través de una verdadera movilización ciudadana.

La amenaza de la CNTE. Quizá no es noticia que la CNTE quiera desquiciar los comicios en varios estados de la República. Sus líderes y agremiados sólo buscan su beneficio particular y parece que están dispuestos a llegar muy lejos. Las tomas de instalaciones del INE, quema de boletas, toma de gasolineras, bloqueos y manifestaciones han puesto en jaque a las autoridades de los estados de Michoacán, Guerrero, Oaxaca, Chiapas y el DF. Que en primera plana de un periódico de la Cd. de México haya salido una foto de soldados siendo expulsados de las instalaciones que les habían encargado vigilar no da un mensaje positivo acerca de las capacidades del Estado para contener a estos grupos violentos. Con los pliegos petitorios absurdos, la presión constante sobre las autoridades y la molestia a los habitantes de estas entidades, la CNTE muestra que sigue dispuesta a desquiciar al país y pone en evidencia a las autoridades estatales que, como siempre, son incapaces de hacer algo al respecto. Falta ver si la federación puede poner orden.

Evaluación de los maestros. En un anuncio sorpresivo y escueto, la Secretaría de Educación Pública federal suspendió el proceso de evaluación de los maestros. La razón que se dio fue demasiado breve como para entender el porqué de una decisión de esta magnitud que contraviene las leyes, pasa por encima de un organismo constitucional autónomo recién creado, el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) y sobre todo, congela una de los aspectos más importantes de la reforma educativa y clave para mejorar la calidad de la educación. Se puede suponer que esta medida fue para desactivar la movilización de los maestros de la CNTE -que no se ha logrado- o para atraer la simpatía y el voto de los maestros de la SNTE. Se espera que pasadas las elecciones haya un pronunciamiento por parte de la SEP sobre este tema que tanta molestia ha causado entre los ciudadanos preocupados por la educación.

Hubo otros aspectos, como la intervención ilegal a una llamada telefónica del presidente del INE, que muestran un ambiente hostil a las instituciones electorales pero ya será en otra ocasión que lo comente. Por lo pronto salgan a votar y que gane la democracia.

http://octaviodiazgl.blogspot.mx/ http://heraldo.mx/tag/todo-terreno/ Correo: odiazgl@gmail.com

Compartir
Artículo anterior#MomentoDeVotar
Artículo siguienteA votar