Desde que a un niño le enseñan la numeración aprende que primero es el 1, después el 2, luego el 3 y así sucesivamente, lo cual le permite discernir que en la vida existe un método, un orden que debe seguirse, algo qua actualmente no respetan políticos y políticas, a quien les vale que en media República habrá elecciones en junio próximo, por lo que trabajan arduamente para la “grande” que se definirá en 2018.

Al igual que sucede en otras entidades, los aspirantes a la candidatura presidencial han visitado Aguascalientes para promoverse, arropándose en la bandera de la democracia y confiados que quien toma delantera puede llegar con ventaja, pero se olvidan de lo que dijera el inmortal dramaturgo inglés William Shakespeare: “El que va demasiado aprisa llega tan tarde como el que va muy despacio”.

Lo que provocan con sus aceleraciones es confundir a los ciudadanos, que todavía no sale de una elección cuando ya lo meten a otra. Lo aceptable sería que cada uno de los que creen haber escuchado el llamado dedicaran su esfuerzo en promover el voto para los comicios en puerta, sea que apoyen o no a un partido pero que convoquen a la participación colectiva para que el 5 de junio sea una auténtica fiesta cívica, con lo que sembrarían la atención de lo que vendrá después.

La más activa es Margarita Zavala, esposa del ex presidente panista Felipe Calderón, que navega entre dos aguas, por una parte defiende los principios de Acción Nacional, en donde siempre ha estado y por otra deja entrever que si no la elige su partido se irá por la candidatura ciudadana. Su presencia a últimas fechas en el estado ha sido para apoyar a los abanderados blanquiazules y de paso abonar a su propósito.

En cambio, la ex gobernadora de Yucatán y actual diputada federal, Ivonne Ortega Pacheco, ratificó su intención de participar en la elección interna del Partido Revolucionario Institucional, con la certeza que puede ser la escogida para la Presidencia. Estuvo en esta ciudad para respaldar la candidatura de Lorena Martínez al gobierno del estado y de los demás abanderados a las alcaldías y diputaciones.

En su historial aparece que ha sido diputada local, presidenta municipal, senadora, gobernadora, secretaria general del CEN del PRI y en este momento integrante de la Cámara de Diputados, por lo que “si una mujer puede administrar la casa, claro que puede administrar un estado y un país, donde la obtención de espacios para las mujeres se debe basar en capacidades y no cuotas de género, aunque es adecuado que sea la ley la que establezca las condiciones que obliguen a garantizar su derecho a participar”.

Ivonne Ortega sabe que enfrentará a los hombres que atávicamente no permiten que les ganen espacios, pero se declara persiste, animosa, trabajadora y honrada, entre otras fortalezas que le han permitido ascender, por lo que luchará para ser postulada al máximo cargo del país. “Crecí en la oposición, esto te forma y te forma muy bien. Cuando gané la diputación local se perdió el estado; pasé a gobernadora como oposición con el gobierno federal del PAN; cuando fue candidata, los hombres de mi partido se fueron a otros partidos y con el apoyo de la gente gané”, experiencias que asegura, le servirán para enfrentar lo que venga.

Por su parte, el ex secretario de Relaciones Exteriores en el sexenio de Vicente Fox, Jorge Castañeda, trabaja para ser candidato libre, al asegurar que México está preparado para ser gobernado “por mexicanos sin partido”. Durante la presentación de su libro “Sólo así: por una agenda ciudadana independiente”, que hizo en dos universidades de Aguascalientes, definió lo que a su juicio son dos categorías de aspirantes: los “independientes” surgidos de partidos políticos y los “sin partidos”, que son aquellos como él, que no han militado en ninguno y pretenden un cargo de elección popular de forma autónoma.

Como nadie vende bolillo frío, Castañeda afirmó que en el país hay un hartazgo hacia los partidos “y ante este hartazgo de la ciudadanía de los partidos y de los políticos corruptos que no resuelven sus demandas, las candidaturas sin partido son la mejor opción para un verdadero cambio de rumbo en la política”. En su recorrido por 16 entidades, apuntó, “he sentido un gran entusiasmo en cada ciudad, vamos, mínimo de dos universidades, públicas y privadas, y los he sentido muy entusiasmados con las ideas de una candidatura sin partido, con una agenda anticorrupción y derechos humanos, despenalizando la marihuana, a favor del aborto, de los matrimonios gay, son temas que siempre discuto con ellos, siento entusiasmo de estudiantes a las ideas”.

A pesar de lo obvio, el ex canciller subrayó que lo que hace “no es una campaña, para nada, desde que vine a Aguascalientes en el 1993 para promocionar mi libro Utopía Desarmada, he venido no menos de 10 veces a presentar libros aquí y en otras ciudades de la República y ahora estoy haciendo lo mismo con mi más reciente libro”.

El mismo William Shakespeare recapitula: “En nuestros locos intentos, renunciamos a lo que somos por lo que esperamos ser”.

ACOJAMOS LA DEMOCRACIA

En la más reciente carta pastoral, con motivo de las elecciones del 5 de junio, el obispo de la Diócesis de Aguascalientes, José María de la Torre Martín, exhorta a los ciudadanos a que promuevan la democracia, que lo hagan activamente “padres de familia, maestros, autoridades civiles, pastores de las distintas iglesias, medios de comunicación, etc.”, teniendo en cuenta que es “una magnífica oportunidad para hacerlo”, ahora en que se renueve la gubernatura, los ayuntamientos y las diputaciones.

Sostiene que “para un católico, hay valores no negociables que deben ser promovidos y protegidos, especialmente, por quienes se dedican a la política”, por lo que recuerda que estos valores son: Vida. La persona es sagrada e inviolable, desde la concepción hasta la muerte natural. En toda circunstancia se habrá de respetar la dignidad humana.

Familia. La familia nace del compromiso conyugal. El matrimonio es un voto, en el que un hombre y una mujer libremente hacen donación de sí mismos y se comprometen a la procreación y el cuidado de los hijos.

Libertad de enseñanza. Los padres tienen el derecho y el deber de educar a sus hijos. Son ellos –no el Estado, ni los empresarios educativos, ni los profesores– los titulares de este derecho.

La libertad religiosa. La libertad de culto o libertad religiosa es un derecho fundamental que se refiere a la opción de cada ser humano de elegir libremente su religión, de no elegir ninguna (irreligión), o de no creer o validar la existencia de un Dios (ateísmo y agnosticismo) y ejercer dicha creencia públicamente, sin ser víctima de presión, discriminación o intento de cambiarla a la fuerza.

Bien común. El Estado está al servicio de la sociedad y no al revés. El papel de autoridad es ordenar la comunidad política no según la voluntad del partido mayoritario, sino atendiendo a los fines de la misma, buscando la perfección de cada persona, aplicando el principio de subsidiariedad y protegiendo al más débil del más fuerte.

En el documento, el obispo José María de la Torre subraya que los aguascalentenses quieren un gobernante que sea honesto, que tenga conocimiento de las necesidades de la gente, un compromiso con la reconciliación y la justicia, capacidad suficiente y sensibilidad por los pobres.

Asimismo, pide a los ciudadanos no invertir en candidatos pensando en obtener beneficios futuros, no ser indiferentes, participar activamente en la política, acudir a las urnas con verdadera conciencia ciudadana y no vender la conciencia a la hora de votar, y una vez que concluyan las elecciones respetar la decisión de la mayoría y aceptar el dictamen de las autoridades competentes al respecto.