Pide el dirigente de la CROM en Aguascalientes, Jesús Enrique Ramírez Pérez, la intervención de autoridades de la Profeco y Condusef ante la oleada de las actitudes tipo gángster por parte de despachos contratados por entidades financieras; denunció el acoso contra deudores, que incluso llegan a enfermar por las tácticas agresivas que los cobradores emplean para la recuperación de los créditos.

Señala que están empleando acciones indebidas, incluso violatorias de las leyes que regulan las actividades de cobro de las entidades financieras.

El dirigente obrero se refirió concretamente a la Ley de Protección al Consumidor y a la Ley de Transparencia y Ordenamiento de los Servicios Financieros, en donde se establecieron, a partir de septiembre del 2015, prohibiciones expresas para efectuar acciones que tengan por objeto el acoso de quienes se encuentran en cartera vencida.

Ramírez Pérez mencionó que éstos han empleado acciones como llamadas en horas de la madrugada irrespetando los horarios permitidos que son de 7:00 a 22:00 horas, “en ocasiones son computadoras programadas para realizar este acoso, ya que cuando contestan, se escucha un mensaje grabado, violando así la ley”.

Informó que acuden a los domicilios usurpando funciones porque arman todo un show haciéndose pasar como actuarios y como funcionarios públicos, fingiendo que van a hacer un embargo, cuando en realidad sólo son empleados de despachos de cobranza. La ley establece que cuando acudan a realizar labores de cobranza, deberán identificarse plenamente, presentando credenciales de identificación de la empresa para la que trabajan, deben brindar números telefónicos por si el deudor desea en ese momento confirmar la información, acciones que nunca ocurren.

Mencionó que ambas leyes prohíben expresamente realizar cobranza a niños y a adultos mayores, cosa que no ocurre porque al parecer les gusta ensañarse con menores de edad, personas senectas y hasta con vecinos de los deudores, generándoles un estigma en el lugar en donde viven o en donde trabajan quienes lamentablemente enfrentan un adeudo y no van al corriente.

Finalmente, el dirigente de los obreros afirmó que las autoridades tienen incluso facultades para sancionar fuertemente a quienes violan la ley en materia de cobros, ya que la Profeco puede sancionar de 200 a 200 mil veces el salario mínimo, “sabemos de numerosas quejas de deudores por estas prácticas, pero no de sanciones que hayan establecido las mencionadas instituciones por estos hechos”, puntualizó.