La Asociación Internacional de Instituciones Educativas Privadas en Aguascalientes (AIIEP) pidió a las autoridades municipales y al Congreso del Estado, cancelar la concesión para la explotación del servicio de agua potable y alcantarillado a la empresa CAASA, porque brinda “un pésimo servicio, es muy caro y pone en riesgo la salud de la población” al ejecutar cortes por el no pago, afirmó Guadalupe de la Cerda González, presidenta de dicha asociación.
En conferencia de prensa, demandaron al Ayuntamiento la cancelación y rescate del título de concesión, debido a que el servicio presenta múltiples irregularidades que van, desde la falta de suministro que puede prolongarse por días, hasta las tarifas, que son, después de las de Morelia y Tijuana, las más caras en el país.
Agregó que el actual modelo de operación y explotación del servicio de agua potable, “es violatorio de derechos humanos” porque no cumple con acuerdos y tratados internacionales en materia del derecho al agua, situación que pone en predicamentos a la población que se queda sin recursos para el pago del servicio.
La postura de las escuelas particulares es el resultado del encarecimiento del servicio, ya que un plantel en la zona centro con maternal, primaria y secundaria puede llegar a facturar hasta 11 mil pesos mensuales.
“Traer el agua con pipas nos cuesta 6 mil pesos mensuales, contra los 11 mil que nos llega a facturar la concesionaria, es un diferencial muy importante entre pagar a CAASA el servicio, o comprar agua en pipas”.
Sin embargo, dijo que lo que se busca es que haya una solución de fondo para toda la población, no sólo para las escuelas privadas en la entidad.
Por tanto, pidieron al Ayuntamiento retirar el servicio a la empresa señalada y habilitar al organismo operador municipal para que se encargue de la prestación de este importante servicio y se ponga fin a los abusos de la concesionaria.
La privatización del agua ha significado el fracaso de cualquier solución integral para garantizar el acceso universal al agua en el mundo entero.
En el caso de otros países que tuvieron por muchos años títulos de concesión, hoy ya cambiaron el modelo porque los resultados en aquella región del mundo, no fueron satisfactorios en términos de asegurar a todos el acceso al vital líquido, como los casos de los países en Europa, que hasta hace pocos años se mantenían firmes, en la actualidad ya no detentan ninguno de estos títulos en operación.