El presidente del Colegio de Abogados de Aguascalientes, Francisco Frausto Ruiz Esparza señaló la urgencia de establecer un nuevo arancel que evite la práctica de juicios interrumpidos porque abogados y clientes cobran o pagan cada etapa del juicio, como si se tratara de asuntos individuales.
Manifestó que han pasado 47 años sin que se haya realizado un ajuste a fondo del arancel sobre los honorarios de los abogados, ya que se hicieron ajustes menores, o incluso se establecieron aranceles que no hicieron modificación alguna a las tarifas.
Indicó que no hay una cultura de establecer contratos como una alternativa de fijar un monto definido para el pago de la defensa legal, como una herramienta que garantice el cumplimiento del servicio para quien requiere la asesoría, y el pago íntegro de los honorarios para los abogados.
Advirtió que sin darse ajustes a los aranceles, se debe recurrir a la firma de un contrato de servicios, y se evite que un caso sea llevado por varios abogados que no cumplieron las expectativas del cliente, o bien que los abogados tengan que convertirse en cobradores.
“En la Plaza de Aguascalientes, los clientes ya están muy aconsejados, o malaconsejados para que al momento de acudir a solicitar la prestación del servicio lo hagan sin fijar condiciones que llevan a que un solo caso sea llevado por varios abogados a lo largo de todo el desarrollo del proceso”.
Manifestó la importancia de establecer contratos al pago de los servicios de la defensa legal, para no caer en manos de centaveros, ni tampoco generar que los litigantes tengan que hacer de abogado y cobrador al mismo tiempo.
Expuso que la firma de contratos de servicios jurídicos es un tema que sólo se encuentra en cierto nivel de asuntos que implican el destino de grandes capitales, o de asuntos inherentes a empresas, donde hay formalidad por la importancia de los temas que pueden estar en juego.