Llama el Obispo José María de la Torre Martín a la autoridad federal a escuchar al pueblo y a tener sensibilidad social ante la problemática generada con el alza en los combustibles. Pidió imitar el modelo del rey Salomón, de ser sabios y escuchar al pueblo para saber gobernar adecuadamente.
En conferencia de prensa, el máximo jerarca de la Iglesia Católica en Aguascalientes consideró que ante esta problemática que afecta a todos los estratos sociales, las autoridades deben tener sensibilidad y saber escuchar al pueblo. “Si no hay sensibilidad social y no se sabe escuchar al pueblo, sin duda alguna no se podrá gobernar. En estas cosas el presidente tendrá que asesorarse de quienes están en la masa”.
En tal sentido, estableció que las autoridades deben imitar el modelo del rey Salomón, de ser sabios y escuchar al pueblo para saber gobernar. “Cuando él asumió la responsabilidad de regir el destino del pueblo de Israel y Judá, Salomón le pidió a Dios un corazón sabio que escuchara y supiera gobernar adecuadamente a su pueblo”.
Al dar lectura a un comunicado emitido por la Conferencia del Episcopado Mexicano, De la Torre Martín resaltó que las autoridades eclesiásticas del país exhortan a las autoridades civiles a reconsiderar seriamente estos aumentos a los combustibles que afectan a todo el país, especialmente a los más pobres. “No es correcto imponer leyes sin tomar en cuenta la realidad y el sentir que vive la gente, sobre todo los más desamparados”.
En el mismo documento, se pide a los ciudadanos encauzar su malestar por la vía pacífica, creativa y respetuosos de la ley, sin caer en violencia, vandalismos ni saqueos. “Evitemos la confrontación estéril y la anarquía, pues estas conductas no resuelven los grandes problemas del país, sino que dividen aún más a la nación”.
En tal sentido, el Obispo dijo que debemos dejar de lado la cultura del descarte que promueve el individualismo a nivel social y político, tal y como lo señala el Papa Francisco, en donde únicamente se ensalza el dios-dinero, el dios-placer y el dios-poder. Resaltando que todos somos los guardianes de nuestros hermanos y, por tanto, “estamos llamados a la caridad para construir el bien común”, finalizó.