Oaxaca se distingue por sus aromas y sabores, el negro predomina de la combinación de los chiles y el chocolate, entre otros ingredientes que dan particular sabor a la variedad de moles que sólo en esta región de México se preparan, y se comparten con el mundo. El istmo de Tehuantepec está plagado de una riqueza gastronómica herencia de la época prehispánica, delicias culinarias que han preservado y enriquecido las diferentes etnias que lo habitan, y que hoy tenemos a nuestro alcance, gracias a la distribución que hace Graciela Socorro Becerril Vázquez en el Corredor Cultural Alameda, dentro del pabellón dedicado a este bello estado. (Información extendida en la edición del 25 de agosto)