Saúl Alejandro Flores

Haciendo uso de la memoria histórica tenemos que la Declaración de Dublín sobre el agua y el desarrollo sostenible tuvo lugar entre el 20 y 31 de enero de 1992, ahí podríamos decir comenzaron una serie de reflexiones e implementación de tendencias y políticas enfocadas a la gestión del recurso hídrico y por ende al desarrollo sostenible.

En estas semanas he hablado sobre el desarrollo sustentable o sostenible, según sea la perspectiva, ahora quiero enfocarme en el rubro de la denominada Gestión integral del Recurso Hídrico, entonces vamos al tema.

El desarrollo sustentable aplicado al agua se le ha denominado gestión integral de los recursos hídricos (GIRH). Lo anterior como una respuesta a la problemática mundial del agua, en este sentido, por su parte la reconocida red internacional para el desarrollo de las capacidades en la gestión integrada de los recursos hídricos, definió a la GIRH como: “un proceso sistemático para el desarrollo, asignación y monitoreo de los usos del agua, de acuerdo con objetivos sociales, económicos y ambientales, que buscan el desarrollo sustentable”.

Por supuesto, se trata de un enfoque que pretende integrar el conocimiento de una diversidad de sistemas que deben considerarse en forma simultánea, bajo diferentes disciplinas, concepciones, conocimientos, investigaciones, órganos normativos y de gestión, instituciones y usuarios, partiendo de la visión de que el agua es tanto un elemento integrador de los ecosistemas y recursos naturales, como un bien social y económico.

La GIRH desde la perspectiva de la Conferencia de Dublín ha girado en torno a cuatro enunciados fundamentales que han sido la base para muchas de las reformas en el sector agua a escala mundial.

  • El agua dulce es un recurso finito y vulnerable, esencial para mantener la vida, el desarrollo y el medio ambiente.
  • El desarrollo y manejo del recurso hídrico debe basarse en un enfoque colaborativo, haciendo participar a planificadores y legisladores en todos los niveles.
  • Las mujeres desempeñan un papel central en la provisión, manejo y preservación del agua.
  • El agua tiene un valor económico en todos sus usos competitivos y debe ser reconocida como un bien económico.

Además, la GIRH contempla varias acciones para su implementación, destacando las relacionadas con el desarrollo de fuentes alternativas de suministro y la implementación de nuevas tecnologías que tiene relación directa con el campo de acción de los sistemas hidrosanitarios, a partir de esta visión enfocada a dichos sistemas para el consumo humano y uso urbano, se ha establecido cinco sectores para abordarlo y desarrollarlo: a) Alianzas estratégicas. b) Desarrollar fuentes alternativas. c) Implementar nuevas tecnologías, d) Comprometer a la comunidad, y e) Guiar a la investigación.

Podemos concebir que a partir de la GIRH ha surgido un apartado, sector o subsistema y es el correspondiente a la denominada Gestión Urbana sustentable del Agua (GUSA), así se le ha llamado a la gestión integral de los recursos hídricos en las ciudades, es un proceso de planificación participativa e implementación, que reúne a las partes interesadas para determinar cómo satisfacer a largo plazo las necesidades de agua, manteniendo los servicios ecológicos y los derechos económicos.

A su vez, esta se subdivide en nivel urbano y nivel vivienda, tal como a continuación se describe y desglosa:

  1. A nivel urbano comprende:
  • Mejoramiento de las redes de suministro de agua.
  • Restauración de red de colectores.
  • Aprovechamiento de las aguas pluviales rodadas.

  1. A nivel vivienda comprende:
  • Tecnologías de uso eficiente del agua
  • Reuso de aguas negras
  • Reuso de aguas grises
  • Captación de agua de lluvia.

En toda esta serie de conceptos podemos plantearnos; cuál ha sido la evolución, cuáles han sido los logros, cuáles son ahora los retos, más aún porque se han implementado algunas de las recomendaciones desprendidas de la misma Conferencia de Dublín.

Por lo anterior, nos quedan interrogantes ¿qué ajustes se deben realizar para alcanzar las metas que se desprenden de la conferencia de Dublín? y al referirse, a ello, es precisamente si se han cumplido, si son suficientes ante la panorámica actual y visión del escenario, en especial a esto que me refiero de visión, porque la concientización y problemas identificados en los últimos años, no son los mismos que se visualizaban o generaban conciencia hace 23 años, además con respecto a la evolución que ha presentado las acciones de política hídrica, requieren de una evaluación con la finalidad de valorar si dichos principios son vigentes al cien por ciento, o requieren otros matices que reafirmen el objetivo inicial, debo decir, que en materia de GIRH no está todo escrito, esto es tan sólo el comienzo, por que recuerden amables lectores, que estas son acciones tendientes a que en México y Aguascalientes el agua nos alcance.

Comentarios: saalflo@yahoo.comtwitter: @saul_saalflo