Sara Díaz

Un placentero día de asueto se vivió la tarde de ayer en la Plaza de Toros Monumental durante la novena corrida que conforma el serial taurino San Marcos 2016, en la que el clima soleado y caluroso fue contrarrestado con un ambiente de algarabía abrileña.
Con un cartel de lujo y toreando 6 toros de la ganadería de Begoña, los matadores Arturo Macías, Alejandro Talavante y Joselito Adame, hicieron de la faena un arte en toda la extensión de la palabra, con sus elegantes maniobras contra la furia del astado.
Centenares de familias, hombres gallardos y bellas mujeres de Aguascalientes y de distintas partes del país, abarrotaron la plaza.
Filas interminables de personas permanecían en espera de poder ingresar al ruedo y ser parte del espectáculo taurino y disfrutar con el arte de los hombres exquisitamente vestidos con el típico traje de luces, dispuestos a brillar en el redondel, a arriesgar la vida y salir triunfantes de la faena.

Compartir
Artículo anteriorMemorable ocasión
Artículo siguienteFelicidad en grande