Irina Torres
Agencia Reforma

MONTERREY, NL  15-Abr.- La tendencia del decorado y modificaciones de vehículos es frecuente en distintos países de Asia. Sin embargo, en Japón se ubica la subcultura del tuning más extravagante en camiones, la cual denominan Dekotora.
En el país del sol naciente, los propietarios y conductores de estos vehículos buscan cubrirlos con luces de neón y ultravioleta, así como de coloridos murales y placas de acero inoxidable o de acabado dorado brillante.
En su interior también se logran ver decoraciones muy peculiares, que van desde candelabros elaborados hasta asientos tapizados en terciopelo.
Esta tradición nació a partir del estreno de la saga de bajo presupuesto “Truck Rascals” en 1975, misma que logró tener diez películas hasta 1979, donde se contaban las historias y aventuras de jóvenes camioneros que viajaban a bordo de unidades con exageradas modificaciones.
Desde esa época, esta corriente ha llevado a los camioneros a invertir miles de dólares en accesorios y tecnología para tener la máquina más llamativa sin comprometer su funcionamiento, ya que en realidad el verdadero uso de estos camiones es la transportación de diversos tipos de mercancía.
Con el ingreso de unidades cada vez más modernas y eficientes, esta subcultura ha ido desapareciendo poco a poco, y hoy en día son pocos los vehículos de esta clase que se logran ver por las carreteras de Japón.

Compartir
Artículo anteriorDentista con cine VR
Artículo siguienteBien verdes