Evlyn Cervantes y Alejandra López
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 10-May .- La norma emergente de verificación vehicular, que entrará en vigor el 1 de julio, busca sacar de circulación al menos a un millón 700 mil automóviles en la megalópolis.
Estas unidades serán sometidas a una nueva prueba de verificación apegada a otros límites de emisión de contaminantes, anunció ayer Rafael Pacchiano, secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).
¿Cuántos vehículos tienen previsto sacar de circulación?, se le consultó, durante la conferencia donde hizo el anuncio.
“Los automóviles que en los últimos meses han pasado de tener un holograma 1 o 2 –y esto quiere decir que no deberían de circular diariamente– es de más de 1 millón 700 mil autos.
“La idea es que esta nueva norma garantice que solamente circulen diariamente aquellos autos que garanticen que contaminan poco y, aquellos que contaminen más, no lo puedan hacer”, dijo.
En entrevista, Rodolfo Lacy, subsecretario de Planeación y Política Ambiental de la Semarnat, detalló que durante el segundo semestre del año la verificación vehicular estará sujeta a nuevos límites de emisión de contaminantes.
Dentro de los verificentros, explicó, los autos modelo 2006 o posterior a ese año deberán pasar la prueba por computadora, la cual, aseguró, ya no será manipulable.
Los modelo 2005 y anteriores serán sometidos a la verificación a través del dinamómetro, aunque estarán sujetos a nuevos límites de emisiones contaminantes, que aún no han sido revelados.
“Se utilizarán las computadoras porque son mucho más efectivas –para ver si el vehículo está en buenas condiciones– que cualquier prueba en dinamómetro”, consideró.
A partir del 1 de julio de 2017, la norma será de cobertura nacional.
Martín Gutiérrez, de la Comisión Ambiental de la Megalópolis (Came), consideró que, tras la publicación de la NOM, se fijará un periodo para que los verificentros adapten los programas y adquieran el software.
La nueva norma operará de forma inmediata en la Ciudad de México y el Estado de México, y seguirán Puebla, Hidalgo, Morelos y Tlaxcala.
En la misma conferencia, Guillermo García, presidente de la Comisión Reguladora de Energía, informó que las terminales de almacenamiento y reparto de Pemex están bajo revisión para asegurar que los combustibles que se distribuyen en el Valle de México cumplen con la calidad establecida en la norma oficial.