Claudia Guerrero y Claudia Salazar
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 18-May .- Los coordinadores del PRI, el PAN y el PRD en la Cámara de Diputados y el Senado acordaron realizar un periodo extraordinario de sesiones del Congreso en junio.
En conferencia conjunta, los líderes en la Cámara alta anunciaron que el Congreso reanudará sus trabajos entre el 13 y 17 del próximo mes, es decir, después de las elecciones.
El priista Emilio Gamboa, presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado, justificó el incumplimiento del plazo constitucional del 28 de mayo para aprobar la legislación en materia de combate a la corrupción.
“No fue un capricho acceder o no acceder, no hubo dictámenes. Las comisiones han hecho su trabajo, se han acercado enormemente y no se pudo lograr el consenso”, señaló.
“Lamentamos mucho no haber cumplido con el plazo del 28 de mayo. El Senado no cumplió, pero en todos los congresos del mundo pasan cosas de este tipo: lo posible y lo deseable”.
El perredista Miguel Barbosa reconoció que el Congreso incumplió el plazo legal, pero responsabilizó al PRI por frenar la dictaminación de las reformas.
En tanto, el panista Fernando Herrera acusó al tricolor de negar sus votos para generar la mayoría calificada que se requiere en la Comisión Permanente para convocar a un extraordinario.
El Senado determinó que en el extraordinario se analizará las leyes anticorrupción, el mando mixto policiaco, la legalización del uso medicinal de la mariguana y la miscelánea penal.
El presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados, César Camacho, informó que en San Lázaro se abordará el desafuero de la diputada sinaloense Lucero Sánchez, presuntamente vinculada con Joaquín “El Chapo” Guzmán, la Ley Nacional de Ejecución Penal y la de Justicia para Adolescentes.
El Congreso tiene pendiente aprobar un paquete de reformas para el nuevo sistema de justicia penal acusatorio, cuyo plazo vence el 18 de junio.