Tras recomendar a la gente no comprar medicamentos en los tianguis, sólo en las farmacias, el titular de Regulación Sanitaria del ISSEA, Ernesto Romero Frías, advirtió que además de estar prohibida la venta de fármacos en mercados o puestos ambulantes, la gente se expone a que le vendan productos falsos o caducos.
Por ahorrarse unos pesos, las personas ponen en riesgo su salud y la de su familia; las recetas deben surtirse en farmacias establecidas, así como la compra de medicamentos que no necesiten prescripción.
Es fundamental saber identificar un medicamento falso, para que los pacientes no se vean sorprendidos.
Hay que desconfiar de empaque o caja, sin número de lote, sin fecha de caducidad y sin registro sanitario; de los productos sin sellos de seguridad.
Al comparar un medicamento falso de uno original, la tipografía es diferente y los colores de los envases. Para evitar riesgos, es mejor acudir directamente a las farmacias, incluso en estos establecimientos, hay que ver la fecha de caducidad, antes de pagar el producto.
Hay verificadores que se dan a la tarea de recorrer el tianguis para asegurar medicamentos en venta y también es importante que la gente denuncie este tipo de irregularidades, para contribuir al cuidado de la salud en general de la sociedad.
Por otra parte, informó del impulso que se da a la armonización regulatoria, de la Reunión de la Sociedad de Profesionales en Asuntos Regulatorios (RAPS), donde se acordó impulsar acciones para fomentar mejores prácticas; se dieron a conocer los avances en regulación sanitaria.
Además, se actualiza el marco regulatorio para eliminar las barreras de entrada al mercado y la ampliación del acceso de la población a los mejores productos sanitarios; se trabaja para garantizar un mercado debidamente abastecido con productos seguros, de calidad y al mejor precio.