Fernando López Gutiérrez

ferlog14@gmail.com

@ferlog14

El 16 de junio de 2014, en este mismo espacio, hice referencia a la polémica que se suscitó durante la instalación de la Comisión de la Familia y Desarrollo Humano en el Senado de la República, cuando su entonces presidente, el senador panista José María Martínez y Martínez, pronunció un desafortunado discurso en el que mostró abiertamente la intención de utilizar su posición en dicha comisión para imponer su postura en contra del aborto y la integración de familias no tradicionales.

Como en aquel momento señalé, me pareció preocupante que, independientemente de las posturas y definiciones que pudieran sostenerse respecto a temas tan complejos y controvertibles, se limitara desde un inicio la posibilidad de discutirlos desde una perspectiva amplia, tomando en consideración los diversos argumentos en la materia. Hoy, José María Martínez no funge más como presidente de la Comisión de la Familia y Desarrollo Humano en el Senado de la República —de la cual continúa siendo secretario— y la controversia que generó ha quedado en el recuerdo como una de las expresiones más claras de la posición que el panismo ha asumido respecto a este tipo de asuntos.

En el marco del proceso electoral que vive Aguascalientes, he recordado el acontecimiento narrado con anterioridad, después de leer que Martín Orozco, candidato del PAN a la gubernatura, ha propuesto la creación de una secretaría de la familia en el estado. Aunque entiendo los aspectos que buscaría atender mediante el funcionamiento de esta secretaría —los cuales, por cierto, son o podrían ser tratados sin dificultad por el propio DIF Estatal— considero fundamental que, a la par de su planteamiento, defina con claridad cuál es su opinión respecto a temas como el aborto, los derechos de las mujeres a decidir sobre su propio cuerpo o la integración de familias no tradicionales.

En su programa de gobierno, Orozco señala que para él “la persona, la familia y la comunidad deben ser el centro de toda política pública” y que anhela un Aguascalientes que revalore el “aporte de la unidad familiar al tejido social”; sin embargo, no hace mención de forma específica a la propuesta de crear una secretaría en la materia, ni expone su postura respecto a las cuestiones referidas con anterioridad. Ante los planteamientos que el panismo ha realizado históricamente y la falta de claridad en torno a lo que opina el candidato en estos temas tan relevantes, la idea que se plantea respecto a colocar a la familia en el centro de las decisiones gubernamentales, puede llevar implícitas acciones de rechazo u oposición a los debates más progresistas que hoy se abordan en la materia. Referirse a asuntos como éstos implica el compromiso de definirlos con claridad y realizar pronunciamientos que permitan a los electores decidir con base en toda la información posible; esperemos que Martín Orozco haga pública una opinión al respecto y le permita al electorado saber con claridad en quién deposita su confianza.