César Martínez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 11-Sep .- La Arquidiócesis de México defendió como un derecho el que puedan criticar y oponerse a la iniciativa del Presidente Enrique Peña  de elevar a nivel constitucional el reconocimiento de los matrimonios igualitarios.
Tras la homilía dominical que dirigió el Cardenal Norberto Rivera, el vocero de la Arquidiócesis, Hugo Valdemar, reconoció también que a la Iglesia le da gusto las marchas en contra de la propuesta presidencial.
“Lo que la Constitución prohíbe es manifestarse contra las leyes, esta es una iniciativa y por lo tanto tenemos todo el derecho de oponernos, de criticarla o manifestarnos en contra, eso no vulnera el Estado laico”, señaló Valdemar.
De igual manera rechazó que la participación de obispos en las marchas de ayer contra los matrimonios igualitarios afecten la laicidad, pues, dijo, lo hicieron fuera de culto y en calidad de ciudadanos.
“Fue un éxito la marcha que ayer se realizó, fue un gran número de personas y propositiva, por la salvaguarda de la familia natural, y no fue homofóbica”, resumió.
“Nos da mucho gusto que nuestros fieles laicos hayan salido a manifestarse, que lo hayan hecho con respeto y pacíficamente, por supuesto que en eso cuentan con el total apoyo de la Iglesia”.
Sobre la petición lanzada a través del portal change.org para que el Papa Francisco remueva al Cardenal Rivera, el vocero de la Arquidiócesis consideró que entre más personas firmen esa carta quedará más clara la defensa que se hace de los valores evangélicos.
“Lejos de denostarlo, (a Norberto Rivera) lo van a poner muy bien en Roma”, dijo.