CIUDAD DE MÉXICO.- De ella pueden decir misa, pero lo que no tolera Sabine Moussier es que metan a sus dos hijos en los escándalos o controversias creadas a su alrededor.
Entre lágrimas, la actriz lamentó que sus pequeños, Paulo y Camila, se hayan visto afectados por los problemas que tuvo con su ex marido, Jorge Peralta, quien además de agredirla físicamente la involucró en deudas.
“Es una falta de respeto, la actriz soy yo, la que está en la mira soy yo, y no, no me gusta que toquen a mis hijos. Eso no lo permito”, advirtió.
Moussier admite que también le duele que se ventile su vida privada y sus relaciones amorosas.
“Yo soy un muy buen ejemplo de vida, una dama y una señora. Entonces, basta de acusarme de cosas que no son. ¡Basta, por favor!”, exigió. (Fidel Orantes/Agencia Reforma)