Con gran alegría, la jovencita Daniela Reyes Martínez, recibió con los brazos abiertos la edad de las ilusiones, para lo cual arribó al recinto del templo de San Antonio de Padua para agradecer a Dios el don de la juventud.
Acompañada por sus padres, María de la Paz Martínez y Albino Reyes Martínez, así como con sus padrinos, Salvador Martínez y Verónica Reyes Martínez, la joven recibió del sacerdote la bienvenida a la casa del Padre.
La invitó en su homilía a conservar esa gratitud con Dios, no solamente en los tiempos buenos, sino ser aún más agradecida en aquellos en que no lo sean.
Le recordó que así como la madre de Cristo dejó en sus manos su vida al servicio de Dios, así ella tome ese ejemplo y ponga en él sus proyectos, para que con la ayuda del espíritu santo obre a favor de los demás.
Atenta escuchó el mensaje que el clérigo le dedicó y al ponerse de rodillas, meditó en silencio sus palabras de agradecimiento hacia el Creador.
Para dar continuidad con la celebración por sus quince años, su familia, amigos y seres más allegados, se congregaron en el salón Chevalier, para brindarles sus más sinceras felicitaciones y pasar con ella una hermosa velada.