Sara Díaz

Hernán, Jorge, Eduardo, Luis y Óscar, “Los jefes de jefes” una vez más, pisaron suelo aguascalentense y dejaron su huella en los fieles corazones del pueblo, durante su presentación en el Palenque de la Feria Nacional de San Marcos.
Con la presencia de sus seguidores que abarrotaron el lugar para disfrutar de calidad musical, los incansables Tigres del Norte siguen demostrando de qué están hechos al complacer a su gente que para ellos, dicen “son lo más importante”.
Minutos antes de deleitar a sus seguidores con su enorme repertorio musical, en una breve charla con los medios locales, se dijeron satisfechos del trabajo que están realizando con gran ahínco en vísperas de iniciar su participación por primera vez como “coaches” de la Voz México, para lo cual, la agrupación se están preparando con todo el perseverancia para desempeñar un buen papel dentro del concurso que apoya a los nuevos talentos artísticos.
Con respecto del adiós de los escenarios del ídolo del pueblo Vicente Fernández, externaron su tristeza por el retiro de un gran talento mexicano, pues dicen “nos hará falta como amigo y como voz, sin embargo lo más importante es que el esté con salud y disfrutando de su familia”.
La trayectoria de la agrupación, indicaron, se ha mantenido gracias a que las interpretaciones van de acuerdo a lo que sus fans quieren escuchar y tratan de brindarle al público cosas frescas e innovadoras.
Luego de la antesala y con el instrumental preparado, el escenario del palenque brilló ante la presencia de los originarios de Sinaloa ataviados con un atuendo característico en dorado y azul, arrancando el frenesí de la concurrencia con “Pacas de a kilo”, tema con el que abrieron su espectáculo musical seguido de un enérgico “Bienvenido Aguascalientes”.
La noche trascurrió con un gran calor humano que la agrupación brindó a sus seguidores, incluyendo niños, a quienes abrazaron con gran cariño y en todo momento no dejaron de agradecer a la raza de Aguascalientes, las muestras de amor con cada canción con que los han acompañado a lo largo de toda su carrera.