Laura Carrillo
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 1-Jul .- El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) tiene oxígeno para funcionar hasta el 2019 utilizando recursos provenientes de las reservas de sus seguros, de acuerdo con el Informe al Ejecutivo Federal y al Congreso de la Unión 2015-2016.
Esto representa dos años más respecto a lo que había previsto en el anterior informe.
El organismo ha alcanzado este pequeño respiro gracias a que desde hace años está utilizando las reservas del Seguro de Enfermedades y Maternidad (SEM) para completar su gasto, operación que fue aprobada por su Consejo Técnico.
Sin considerar el uso de las reservas que ha utilizado desde hace años, en 2016 cerrará con un déficit de operación de 10 mil 253 millones de pesos, el cual va a alcanzar un máximo de 15 mil 47 millones de pesos en 2021.
El organismo que dirige Mikel Arriola reconoció que del 2016 al 2023 su principal reto sigue siendo el crecimiento de la nómina del Régimen de Jubilaciones y Pensiones (RJP), la cual beneficia a sus propios trabajadores.
Pese a que se realizó una reforma en 2005, el Instituto aún tiene que dar cobertura en pensión a un gran volumen de ex trabajadores.
Al cierre de 2015, se contabilizaron 266 mil 470 jubilados y pensionados con una edad promedio de 61.9 años pertenecientes al RJP y se espera que la cifra siga creciendo hasta alcanzar un máximo de 400 mil 766 pensionados en 2035, para luego ir disminuyendo muy paulatinamente y desaparecer después del 2095.
“Se estima que durante los próximos 6 años se tendrán 16 mil 511 nuevos jubilados y pensionados en promedio anual”, proyecta.
“Se tiene proyectado que en 2016 la nómina del Régimen de Jubilaciones y Pensiones mostrará un crecimiento en el gasto de 6.9 por ciento real con respecto al año anterior”, señala el IMSS en el documento.
Además cuenta con 222 mil 793 trabajadores con derecho a la pensión establecida en dicho régimen y que tienen en promedio 46.7 años.
El valor presente de las obligaciones totales del RJP se estiman en 2.53 billones de pesos.
El IMSS, como organismo asegurador, maneja cinco grandes seguros para dar protección a la población derechohabiente. Se trata del seguro de enfermedades y maternidad, de salud para la familia, de guarderías y prestaciones sociales, de riesgos de trabajo, y el de invalidez y vida.
Se calcula que para el periodo 2016-2015, en conjunto, estos cinco seguros acumularán un déficit de 1.53 billones de pesos, lo cual representa 8 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).
Esto es ocasionado porque los ingresos que se reciben para cada seguro a través de las cuotas patronales y las aportaciones de gobierno es insuficiente para enfrentar los gastos asociados.
El que está en peor situación es el seguro de enfermedades y maternidad, de donde se pagan, por ejemplo, las incapacidades por enfermedad. Se estima que al cierre de 2016 tendrá un déficit de 55 mil 483 millones de pesos, según el informe.
La importancia del Instituto en la vida de los mexicanos es innegable: en un día típico brinda 490 mil consultas, mil 244 partos y 4 mil 200 cirugías.