Stefany Garza
Agencia Reforma

A cuatro años de su lanzamiento en París, la cuarta generación del Clio recibe un ligero cambio de imagen, antes de renovarse por completo en 2018.
Las modificaciones son en su mayoría estéticas, como los faros LED alargados Pure Vision, luces diurnas en forma de C, junto con una parrilla levemente rediseñada para combinar con el resto de sus modelos y estilo actual de la marca y un faldón plisado en los extremos.
El Clio se beneficia de mejores materiales en el interior, pues el tapizado es totalmente nuevo con especial atención a la calidad visual y táctil de los plásticos, anteriormente utilizados sólo en los tope de gama.
Los clientes tendrán la oportunidad de elegir entre tres diferentes sistemas multimedia: MediaNav Evolution, R-Link Evolution y R&Go. Este último disponible en todos los niveles de equipamiento. Así mismo, el fabricante menciona que tendrá un sistema premium de sonido Bose.
Sensores delanteros y traseros, así como la cámara de reversa, se complementan con el Easy Park Assist, que ayudará al conductor a “delegar maniobras de estacionado”.
Tendrá como opción un nuevo motor más potente diesel dCI de 1.5 litros con 108 caballos de fuerza acoplado a una caja de cambios manual de seis velocidades y una nueva versión a gasolina TCe que brinda 118 hp con transmisión manual de seis velocidades.
Estará a la venta a partir de septiembre. Sin embargo, aún no está confirmado para el mercado mexicano o el precio de venta. Se puede especular que sí, ya que actualmente ofrecen la versión Clio R.S.