Verónica Ayala
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 3-Nov .- A diferencia de las acciones que se han emprendido contra los ex Gobernadores Javier Duarte y Guillermo Padres, la denuncia penal ante la PGR contra del ex Mandatario de Chihuahua, César Duarte, por enriquecimiento ilícito y otros delitos, sigue atorada.
Hace dos años Duarte fue acusado por el hoy Gobernador Javier Corral de adquirir el 15 por ciento de las acciones del Banco Progreso de Chihuahua con un pago de 65 millones de pesos, y de beneficiarse con depósitos millonarios de las arcas estatales.
En la querella se señala que el patrimonio millonario de Duarte no corresponde a sus ingresos como Gobernador, de 120 mil pesos mensuales.
Gustavo Madero, Jefe de Gabinete en el Gobierno de Chihuahua, denunció que existe un freno político por parte del Gobierno federal en este caso que no presenta avances, contrario a los procesos contra los ex Mandatarios de Veracruz y de Sonora, Javier Duarte y Guillermo Padrés.
“No ha habido nada, está detenida, pareciera que existe un freno político, hay cero avance”, señaló el ex dirigente nacional del PAN. Pareciera que existe ese criterio de dosificación de una justicia selectiva, atendiendo a intereses políticos, más que de combatir la impunidad y la corrupción.
“Sin duda alguna se tendrá que insistir y, si se puede enriquecer esa denuncia con otros elementos, pues se denunciará”, añadió Madero.
Corral ha insistido en que el expediente con el que cuenta la PGR desde hace dos años contiene elementos suficientes para que un juez gire una orden de aprehensión contra César Duarte.