Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO  23-Jul .- Un Juez penal condenó a 520 años de prisión a dos hombres involucrados en el secuestro y posterior asesinato de 13 jóvenes en el Bar Heaven de la Ciudad de México en 2013, informó hoy la Fiscalía capitalina.
“El Juez 25 Penal encontró responsables del delito de privación de la libertad con el propósito de causar daño a la víctima, en agravio de trece personas”, indica un boletín de la Procuraduría General de Justicia (PGJ) de la CDMX.
Los sentenciados son Mario Alberto Rodríguez y Gabriel Carrasco, quienes fueron procesados por la desaparición de trece personas, entre ellas un menor de edad, que el 26 de mayo de 2013 fueron secuestrados en un local de la Colonia Juárez, ubicado en la Zona Rosa de la Ciudad.
En la causa penal 145/13 se determinó que los sentenciados no podrán recibir “los sustitutivos de la pena de prisión, toda vez que la condena impuesta excede de 5 años, ni el beneficio de la suspensión condicional de su ejecución, por la misma razón”.
Además, el Juez interpuso una multa de 5 millones de pesos a cada uno de los condenados.
“En caso de insolvencia total o parcial debidamente acreditada por parte de los sentenciados, la multa podrá ser sustituida por 39.000 jornadas de trabajo a favor de la comunidad”.
La pena de prisión se cumplirá en el Centro Varonil de Reinserción Social Santa Martha Acatitla o en el lugar que determine la subsecretaría del Sistema Penitenciario de la Ciudad de México, agregó el boletín.
De acuerdo con las investigaciones realizadas, los jóvenes se encontraban en un bar antes de trasladarse al Heaven, donde fueron víctimas de un aparente operativo, pues al lugar llegaron camionetas de las que descendieron hombres armados, vestidos de civil y con la cara cubierta, que se llevaron a las 13 víctimas.
En agosto de ese año, la Fiscalía mexicana anunció el hallazgo de una fosa clandestina en un terreno del municipio de Tlalmanalco, en el centro del país, con restos humanos que resultaron ser de los jóvenes.
El pasado mes de septiembre un juzgado de México condenó a 520 años de cárcel a tres acusados del secuestro, entre ellos Ernesto Espinosa Lobo, dueño del establecimiento.
En diciembre, otros dos implicados en el suceso fueron sentenciados a 520 años.
De esta manera, hasta el momento han sido sentenciados siete de los 22 procesados por aquellos acontecimientos.