A la capilla del Sagrado Corazón de Jesús (Los Fresnos), acudió la niña Anette Alexandra Medina Andrade para ser partícipe en uno de los misterios más importantes de la fe católica: la transustanciación del pan y el vino en el cuerpo y la sangre de Cristo y su posterior recepción.
Con el alma dispuesta y luego de una constante preparación en la fe católica, Annet Alexandra acompañada por sus papás y padrinos, elevaron sus oraciones al Todopoderoso en señal de gratitud por ser partícipes de tan memorable ocasión.
Así como ellos, el vicario general de la diócesis de Aguascalientes Raúl Sosa Palos, quien ofició su misa, pidió al creador colmara de bendiciones a esta hija suya y proteja su inocencia para que continúe recibiéndolo por el resto de su vida.
Luego de la celebración y ya en el atrio del lugar, la jovencita posó junto a sus seres queridos para la fotografía del recuerdo.

El detalle

Los invitados a celebrar el acontecimiento se acercaron a la niña y a su familia para manifestarle sus más sinceras felicitaciones y de igual manera fueron convocados a disfrutar un banquete y un brindis en honor a Anette Alexandra, mismo que se llevó a cabo momentos después en conocido salón de la ciudad.

Compartir
Artículo anteriorGoza su juventud
Artículo siguienteRecibe el pan de vida