Alejandro León
Agencia Reforma

ESTADO DE MÉXICO 12-Jun.- Debido a una negligencia médica en el Hospital Materno Infantil Vicente Guerrero, en Chimalhuacán, Santa María Luna dio a luz en el piso de una cocina económica ubicada afuera del nosocomio.
La mujer presentaba dolores de parto y decidió acudir al Hospital, en el Barrio Transportistas, pero personal médico postergó su atención.
A pesar del dolor, no fue ingresada y decidió acudir con un hombre que la acompañaba a la fonda.
Mientras esperaban unas órdenes de tacos, Santa María se recostó en el suelo de la cocina y comenzó a parir.
Las encargadas del negocio intentaban animarla, mientras otra mujer que estaba en el sitio recibía al bebé.
Varias personas que pasaban por el lugar pidieron apoyo a los trabajadores del hospital.
“Típico de que la regresan (del Hospital), pero la señora ya estaba con sus dolores, ya no aguantaba, como les dijeron que tenían que esperar y ya tenían hambre…
“La auxiliamos como pudimos, porque también nos pusimos bien nerviosas, decíamos ‘qué hacemos'”, explicó Gloria, encargada de la cocina.
El bebé ya había nacido cuando arribó un camillero con una silla de ruedas.
“Viene el mugroso camillero y traía una silla de ruedas, trae la silla de ruedas, ¿y el bebé?, la gente le gritaba ‘hijo de tu quién sabe qué, ponte las pilas, ponte a trabajar, salva tu trabajo’.
“El único que vino a dar la cara fue el camillero, doctores no se acercaron”, agregó Gloria.
A pesar de que Santa María parió en el suelo, empleados del centro de salud insistían en que debían ingresarla al hospital por sus propios medios, relató la encargada del local.
La Secretaría de Salud informó que el director y la ginecóloga encargada del área de Urgencias del Hospital fueron separados de sus cargos para que sean investigados por una presunta negligencia médica al postergar la atención de la mujer.
En un comunicado, agregó que la madre y el bebé fueron ingresados al hospital para na posterior valoración médica.
La mamá no presentó complicaciones y fue dada de alta, mientras el bebé fue reportado sano y se le dio tratamiento por tres días con antibiótico para evitar riesgo de infección, señalaron autoridades.