Al despertar ese día, Estefany Briseida Padilla Medina cumplió quince años de vida y, con la ilusión de festejar el agradable acontecimiento, se preparó con un hermoso vestido que ornamentaba su belleza natural.
Acompañada por sus padres, Ignacio Padilla y Josefina Medina Soto, caminó hacia el Cristo del templo de San Diego para agradecer los favores recibidos durante su infancia.
Apadrinada por Irene Medina Soto y Antonio Gaitán, la guapa jovencita protagonizó la emotiva ceremonia religiosa en conmemoración del día de su nacimiento.
Sabios consejos recibió la joven del representante de Cristo en la tierra, quien la exhortó a mantener día a día presentes los valores que sus padres le inculcaron desde su más tierna edad.
Con el beneplácito de los presentes, recibió en su alma el cuerpo y la sangre de Cristo de manos del clérigo, quien se unió a las felicitaciones para la festejada, con un gesto de amabilidad y afecto.

El detalle
Con un caluroso brindis, Estefany Briseida continuó con el festejo en su honor. El lugar elegido para la ocasión fue el edificio de la antigua disco Excalibur, lugar que albergó a sus invitados con quienes compartió gratos e inolvidables momentos.