Con gran alegría, Ximena Ramírez Martínez recibió con los brazos abiertos la edad de las ilusiones, para lo cual arribó al recinto del templo de San Antonio de Padua y ahí agradeció a Dios el don de la juventud.
Acompañada por su orgullosa mamá, Norma Gutiérrez Guerra, la joven recibió del sacerdote la invitación a conservar esa gratitud con Dios, no solamente en los tiempos fáciles, también en aquellos en que no lo sean. Le recordó que así como la madre de Cristo dejó en sus manos su vida al servicio de Dios, así ella tome ese ejemplo y ponga en él sus proyectos, para que con la ayuda del Espíritu Santo obre a favor de los demás. Para dar continuidad con la celebración por sus quince años, su familia, amigos y seres más allegados, se congregaron para brindarles sus más sinceras felicitaciones en uno de los salones de Punta Paraíso donde Ximena bailó el tema “You´re beautiful” como parte de su debut en sociedad.

Compartir
Artículo anteriorFeliz día
Artículo siguienteColmada de bendiciones