Para que lo tome en cuenta. Cobra auge otra modalidad de delincuencia cibernética, el ‘Secuestro Informático’ o ransomware, denunció Luis Eduardo Bautista Villalpando, catedrático e investigador de la Universidad Autónoma de Aguascalientes.
Dijo que en esta modalidad, los delincuentes cibernéticos se apoderan de la información de su computadora o dispositivo móvil mediante un virus, encriptan toda la información del disco duro, y dejan a la víctima sin posibilidad de recuperar sus datos.
En otro momento, los delincuentes se hacen presentes, mediante mensajes electrónicos y explican a la víctima que su información ha sido secuestrada y que para recuperarla deberá pagar una determinada cantidad de dinero, generalmente es depositado en bancos de rápida apertura de cuentas y sin tantos requisitos, o bien, se les pide traslado de recursos a través de Paypal.
En Aguascalientes, se tienen ya casos de secuestro cibernético y pudieran ir en aumento si las personas no hacen algo para cuidar su información personal, ya que estas bandas de delincuentes analizan muy bien el perfil de las personas y están al tanto de las actividades de sus víctimas.
El catedrático, quien cuenta con un doctorado sobre análisis de datos por la Universidad de Canadá, informó que el secuestro cibernético es una nueva modalidad de delitos y que en la entidad ya se registraron los dos primeros casos.
Uno de ellos se trató de una persona a la que le encriptaron la información de su disco duro a través de la instalación de un virus, enviado por correo electrónico, y dijo que de un momento a otro, vio que su información había desaparecido.
“Posteriormente, el responsable de este ataque se comunicó con la víctima, le explicó qué era lo que estaba sucediendo, y le pidió el depósito de 5 mil pesos. Como lo único que quería era recuperar su información, accedió, envió la cantidad tras lo cual, fueron desencriptados sus archivos y pudo recuperarlos”.
Del segundo caso, el catedrático informó que sucedió lo mismo, se trató de un empresario, al que le llegó un correo de una fuente conocida para él, lo abrió y en ese momento se descargó el virus.
“Cuando llegan correos cuyo origen es ampliamente conocido por la víctima, no le despierta mayor suspicacia, entonces se habla del famoso phising”, sin embargo, cuando se notan comportamientos no habituales del equipo, se advierte entonces que posiblemente un virus se alojó en la máquina.
Sobre este último caso, Luis Eduardo Bautista Villalpando indicó que la suma que le pidieron por recuperar sus archivos fue “muy elevada”, no la quiso revelar, pero sostuvo que se trató de un rescate de muchos miles de pesos a cambio de recuperar su información entre la que se encontraban datos de sus negocios y que de por medio había mucho que perder. Después del pago correspondiente, el empresario pudo rescatar sus archivos que habían sido encriptados.
El especialista explicó que muchos datos que necesitan los que realizan ataques cibernéticos, los obtienen fácilmente de las redes sociales.
Las personas publican toda clase de datos, información personal, información de hábitos, dan hasta su precisa ubicación con determinadas aplicaciones, entonces, los atracadores del ciberespacio lo único que hacen es seleccionar a la víctima, y mediante la ingeniería social -término que aplica al análisis de datos en redes sociales- estudian perfectamente a la víctima, seleccionando aquellas que pudieran contar con recursos de forma inmediata y que la información secuestrable sea vital para sus actividades productivas.
Hasta ahora se han presentado casos en Aguascalientes, y pudieran ser más, ante lo cual, recomendó cuidar mucho la información que se divulga para hacerlos menos vulnerables.