De acuerdo a recientes estudios, realizados por investigadores en Londres y en Budapest, se ha comprobado que los perros entienden no sólo palabras sino algunas frases que los humanos dicen, señaló la presidenta de la Asociación Amigos Pro Animal, Ana Zavala. Detalló que ello forma parte de la evolución que han tenido a lo largo de los años en su domesticación.

Ana Zavala destacó que, de acuerdo a estudios, todo comenzó hace aproximadamente 19 mil años en que el humano empezó a domesticar al lobo y durante ese mismo periodo, los perros han aprendido a comunicarse con el hombre, siendo el ladrido el principal medio para expresarse.

“El perro al tratar de comunicarse con el humano, empezó a emitir estos sonidos donde nosotros podemos ya ahora identificar, si un perro quiere llamar nuestra atención porque quiere jugar, porque tiene dolor, porque está contento, porque está triste, porque está asustado, el ladrido de alerta. Ellos ya crearon diferentes formas de llamar nuestra atención y pueden entablar una comunicación”.

Sin embargo, la presidenta de la Asociación de Amigos Pro Animal comentó que recientes investigaciones realizadas por científicos en Budapest y en Londres han descubierto que el perro tiene también la capacidad de entender a los humanos, demostrando que cuentan con la inteligencia de un niño de dos años por lo que aparte de procesar y entender palabras y entonaciones, son capaces de resolver problemas complejos, mismos a los que podría enfrentarse un pequeño de dicha edad.

“El perro logra entender entre 160 y 200 palabras en instrucciones como ‘siéntate’, ‘quieto’, ‘ven’, ‘ladra’, es decir, palabras muy aisladas. Pero con este nuevo descubrimiento se tiene ya el conocimiento de que los perros pueden lograr entender frases y dependiendo de la entonación, ellos pueden saber qué es lo que estamos queriendo decirles. Los estudios han demostrado que los perros utilizan el hemisferio izquierdo para poder ligar palabras y formar frases y luego utilizan el hemisferio derecho para poder, de acuerdo a la entonación, saber qué es lo que nosotros estamos tratando de decirles”.

Ana Zavala resaltó que este reciente descubrimiento, lleva a las asociaciones civiles dedicadas a la defensa de la vida animal, a continuar en su lucha de proteger el bienestar y los derechos de los caninos ante la evolución en su domesticación.

“Aquí nos estamos refiriendo de cómo la capacidad de percepción de la vida, de entendernos, es tan palpable y es tan notable, que esto nos lleva a continuar la lucha de proteger su bienestar y sus derechos por la capacidad de comprensión que los perros están teniendo”.