Diana Baptista
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 2-Abr .- El Equipo Argentino de Antropología Forense (EEAF), que realizó el segundo peritaje de fuego en el basurero de Cocula, cuestionó las conclusiones dadas a conocer ayer en la Procuraduría General de la República (PGR).
Los argentinos dirigieron una serie de preguntas al panel de seis expertos internacionales de fuego, que ayer dieron a conocer resultados preliminares del estudio realizado en el basurero, y que apunta a la incineración de 17 cuerpos en dicho lugar.
En su estudio, los argentinos concluyeron que no hay consistencia entre la evidencia física y la testimonial sobre la incineración en Cocula de los 43 jóvenes.
“El comunicado del panel de expertos no especifica cuándo (temporalidad) pudo haber ocurrido ese fuego de grandes dimensiones, si pudieron existir otros fuegos en ese mismo lugar y si el evento de fuego de grandes dimensiones al que hacen alusión podría estar relacionado con el evento de la desaparición de los estudiantes de Ayotzinapa”, indican en un comunicado.
Debido a que el panel de expertos no ha realizado las pruebas para saber si ahí se pudo incinerar 43 cuerpos, el EAAF destacó que no existe respuesta concluyente en torno a la hipótesis de la PGR.
Aunque ayer se habló de un evento de fuego de grandes dimensiones, los argentinos pidieron aclarar a qué se refieren con ello.
El EAAF concordó en que Cocula se han presentado efectos de fuego y que ahí se han encontrados restos óseos que pertenecen al menos a 19 personas; sin embargo, no es posible asociarlo con lo ocurrido el 26 y 27 de septiembre de 2014.
“No se pudo establecer desde qué fecha (temporalidad) se encuentran depositados dichos restos allí; tampoco pudo establecerse si los restos óseos humanos fueron depositados todos al mismo tiempo o en distintos eventos”, agregó.
Entre los restos se encontró una prótesis parcial inferior en perfecta articulación con una raíz y un fragmento de mandíbula, sumado a una prótesis parcial superior que articula coincidentemente con la inferior.
Dicho arreglo odontológico no corresponde a ninguno de los normalistas desaparecidos, e indica la presencia de personas distintas. Ninguno de los otros restos coincide genéticamente con alguno de los estudiantes.
El Equipo respaldó su estudio rendido en febrero, y reiteró su capacidad técnica para discutir las conclusiones de los estudios de fuego.