Heriberto Alcalá Guerrero

Serie de violentos atracos en las últimas horas. El hampa perpetró cuatro asaltos. Tres en la ciudad y el restante en zona rural.
En cuanto los asaltantes se dieron a la fuga, en todos los casos llamaron a la policía. Hubo fuerte movilización de patrullas pero no lograron capturar a ninguno de los ladrones.
De acuerdo a la información proporcionada, el primero de los robos se suscitó alrededor de las nueve de la mañana. Ocurrió en el interior de una tienda de abarrotes ubicada en la calle Pánfilo Natera, en el fraccionamiento Libertad.
El señor Esteban “N” “N” de 60 años de edad estaba a cargo de su negocio. En determinado momento ingresó un sujeto aparentando ser cliente. Incluso solicitó recarga para su teléfono. De súbito sacó la pistola y amagó al comerciante, exigiéndole todo el dinero de las ventas.
Le entregó 600 pesos de la caja y mil 200 que portaba en su cartera. El sujeto se conformó con esa cantidad y se alejó corriendo.
Aparte, en el cruce de avenida Universidad y calle San José en el fraccionamiento San Cayetano, fue escenario del segundo golpe.
Alrededor de las 16.00 horas, un sujeto ingresó a la negociación denominada Nutrimentos Purina y pidió varios kilos de croquetas. De pronto irrumpió el cómplice, portando arma de fuego. Así, a punta de pistola obligaron a los tres empleados a que caminaran hacia la bodega. Ahí los pusieron de hinojos, advirtiéndoles que si oponían resistencia podrían resultar heridos.
Ya sin obstáculo alguno, los hampones se llevaron seis mil pesos en efectivo y una báscula digital. Con ese botín emprendieron la retirada.
En lo que fue el tercer asalto, aparece como víctima Carlos Alberto “N” “N” vecino del fraccionamiento Bosques del Prado Sur.
A las cuatro de la tarde, el pasado lunes, caminaba tranquilamente sobre prolongación Zaragoza. A la altura de Trojes de Alonso fue abordado por dos sujetos desconocidos.  Simularon que buscaban una calle y le pidieron que los orientara. En forma repentina,  iniciaron el ataque. Mientras uno de los individuos lo sujetaba por la espalda, el otro lo amagó con navaja y lo despojó de 800 pesos en efectivo y el celular valuado en 7 mil 500 pesos.
Finalmente, para cerrar la más reciente serie -que no la última- se reportó en la madrugada, aproximadamente a las 02.00 horas, tres personas armadas ingresaron a un rancho ubicado en la carretera a Tanque de los Jiménez, comunidad Las Palomas. Llegaron a bordo de una camioneta. El vigilante del predio les reclamó y les exigió salieran de la propiedad privada.
Le respondieron encañonándolo con sendas armas de fuego y para demostrarle que no estaban bromeando, le dispararon tres tiros. No lo hirieron pero fue suficiente para inmovilizarlo. Le ordenaron tirarse sobre el piso y permanecer así.
Los delincuentes se llevaron una máquina de soldar y una bomba hidráulica, estimadas en 30 mil pesos.
En todos los casos se llevaron a cabo operativos por parte de policías estatales, policías ministeriales y policías preventivos, pero con resultados negativos.