Silvia Guerra

Me llena de tristeza el que ya no esté con nosotros ese gran artista que a todos, en su momento, nos hizo cantar, bailar e incluso llorar con sus canciones. Juan Gabriel, el gran profesional que logró capturar el corazón de los mexicanos y del mundo con su talento, sencillez y profesionalismo.
En algunos de los artículos anteriores, he mencionado cómo la congruencia es vital para que tu marca personal tenga sentido. Juan Gabriel fue un gran estratega de su imagen personal, fue una persona coherente con su esencia, con su vocación y con su persona misma, toda su vida la volcó en realizar lo que amaba, independientemente de lo bien o mal que la estuviera pasando. Dio voz a su alma a través de sus canciones e interpretaciones, y en su camino, todos fuimos enganchados.
Su vida estuvo llena de tribulaciones y fue víctima de injusticias, vejaciones e improperios; pero a pesar de esto, él siempre eligió no dejarse vencer, decretó que nadie le arrancaría lo que tanto amaba y se propuso seguir adelante decidiendo ser feliz en el camino.
Siempre me llamó la atención ver el fervor con el que hacía su trabajo y cómo invariablemente lograba cautivar a su público siendo lo que siempre fue, un hombre entregado, respetuoso y cariñoso con su público; contagiaba su alegría de vivir y de hacer lo que amaba. Los palenques eran todo un espectáculo, era impresionante ver a tanto hombre lanzándole en la cara insultos y él, como todo un artista, lograba dar cachetadas con guante blanco a los agresores, salía airoso de la situación, siendo respetuoso ante todo y proseguía tan feliz como había llegado.
Esa congruencia que tuvo como profesional a lo largo de su vida y el respeto que tuvo hacia su profesión, sus compañeros y sobre todo, hacia su público, le otorgó un merecido respeto a nivel internacional. Aunado, claro está, a su gran talento como compositor, artista y cantante.
Perdón por repetirlo tanto, pero vean lo que se puede lograr cuando se es fiel a la propia esencia, cuando se ama lo que se es y lo que se hace y cuando se tiene un objetivo fijo en el camino. No es necesario ser artista o estar en el ojo público para poder ser una persona exitosa en lo personal y lo profesional, es cuestión de darse un clavado al interior para descubrir realmente lo que somos y lo que nos mueve, no lo que consideramos que es lo mejor que seamos, porque es lo que nos aportará éxito económico. Es por eso que se ve a tanta gente frustrada, enojada y deprimida, no escuchan su voz interior y no engrandecen lo que en realidad son. Cuando no hay congruencia, hasta la felicidad se dificulta.
La luz de los escenarios se apagó para Juan Gabriel, pero esa estrella brillará en el firmamento. Les deseo, así como él, que logren reconocer y acoger su esencia como personas y profesionales, para que caminen siempre satisfechos y con paso firme.
Que tengan una linda semana.
El Poder de tu Imagen.
silvia@consultoriadeimagen.com.mx