Melissa Rodríguez Ortíz
Agencia Reforma

En 2006 un grupo de personas en la Universidad de Cambridge, Inglaterra, identificó un problema en las generaciones más jóvenes que aplicaban a carreras computacionales: a diferencia de sus contrapartes de hace 20 años,  ellos no sabían siquiera las bases de la programación.
Ante la necesidad de impulsar nuevos talentos nació Raspberry Pi, una pequeña computadora de bajo costo con la que jóvenes y adultos pueden experimentar y crear dispositivos conectados; y Matt Richardson, evangelizador de Raspberry Pi, viaja de país en país para compartir sus experiencias e interesar a los estudiantes. Platicamos con él.

¿Por qué es importante que los niños y jóvenes aprendan sobre computadoras y programación?
En estos días todo tiene un poco de tecnología, pero esa tecnología se esconde en todo tipo de carcasas y caparazones que no necesariamente puedes abrir y entender cómo funcionan. Queremos asegurarnos que los niños y los adultos entiendan cómo trabajan en todos los niveles, no solo lo más superficial como apretar un botón en una pantalla o dibujar gráficas.
En el mundo actual y cambiante necesitamos ingenieros que estén interesados en eso, que vayan a la universidad sabiendo un poco de fundamentos de código y computación.

¿Crees que cualquiera puede convertirse en maker?
Cualquiera puede ser un maker si tiene las herramientas adecuadas. Raspberry Pi, por ejemplo, es accesible en todos los niveles: alguien que está aprendiendo sobre tecnología puede usar Raspberry Pi como una computadora básica para mandar un email o buscar noticias, pero si se interesa, si es curioso, también puede programarla y combinarla con otros dispositivos para convertirse en maker.

¿Qué es lo más importante a considerar cuando se usa esta computadora?
Lo más importante es que no tengas miedo de lanzarte a usarla, es difícil descomponerla pero, aún si lo haces, es una computadora barata, así que la idea es que experimentes con ella, que no la trates como algo sagrado.

¿Cuál es la receta para interesar a las generaciones más jóvenes en la programación?
Tener un mentor es importante, ver a alguien cara a cara que entiende en lo que estás trabajando. Navegar por la red puede ser muy solitario, especialmente cuando la única forma de interactuar es a través de mensajes, puedes sentirte aislado, así que es genial cuando un profesor, un líder o un hermano mayor ayudan.

En Raspberry Pi animamos a la gente a crear comunidades y a conocerse cara a cara, porque así es más fácil aprender, no sientes que estás por tu cuenta. Habrá muchas veces en las que estarás solo tratando de resolver un problema, pero es bueno tener a alguien que te ayude cuando estás atorado. Todos los que sabemos algo de tecnología debemos ser esa especie de mentor para otras personas que saben menos que nosotros.

Raspberry Pi 2
825 pesos en línea

Inténtalo
Aprende más sobre Raspberry Pi en raspberrypi.org