Saúl Alejandro Flores

Agradezco los comentarios que me hacen llegar los lectores cada semana, en donde me vierten sus sugerencias o críticas las cuáles han sido muy enriquecedoras en lo personal, en algunos casos también agradezco de manera muy especial al Ing. Herón Vera, quien desde Baja California me hace llegar sus opiniones, reflexiones o sugerencias, así como cuando corresponde sus críticas.

Recibí esta semana su reflexión respecto a lo que puede ser el primer paso para mejorar el funcionamiento de los organismos operadores, el Ing. Vera retoma el tema de la transparencia de la información, textualmente dice en su correo: “Que todos los organismos se comprometan a difundir y tener toda su estadística a la mano en un portal de internet, de tal manera que cualquiera pueda consultar y conocer la verdad del organismo operador.” “¿De qué sirve esto? Pues desnuda la verdad acerca de cómo está realmente trabajando y lo muestra a propios y extraños tal cual es”, “Ya es cosa de sus propios usuarios y de las dependencias normativas, el que vaya mejorándose su situación”.

“Y aquí es donde viene el segundo punto a conseguir: una política de C.N.A. y el Congreso de la Unión y de los Estados de premiar a los que están haciendo bien las cosas” “Y darle apoyo a los organismos en mal estado”, pero con compromiso de mejoras en su situación, con metas bien claras y objetivas”.

Respecto a esta reflexión y recomendación del Ing. Vera, vale la pena decir que tiene razón que su óptica es parte de lo que debe ser una política sería para lograr un mejor funcionamiento de los organismos operadores a nivel nacional, ya que son escasos y muy escasos aquellos que han logrado establecer una institucionalización de sus procesos, que no se ven ya afectados, independientemente de que las administraciones municipales cambien de partido político.

Digo que es parte de una política que debe emprenderse porque los componentes para lograr la eficiencia de los organismos operadores son más, que es un paso importante y relevante claro y no sólo de los organismos operadores, sino de todas aquellas instituciones que forman parte del universo de la gestión y administración del agua, básicamente porque al apostar por la transparencia, y organización con la información las decisiones por tomar son más pertinentes y se evita la política de la ocurrencia.

Contar con cifras reales en todos los rubros ayuda a tomar decisiones, pero también a que los usuarios conozcan la realidad que impera, por supuesto eso implica los ejercicios de honestidad en el uso de recursos financieros.

Al mencionarse la transparencia en la información, implica contar con información sistematizada, pero esto no implica que se tenga solamente capturada la información y al presionar un botón aparezca la misma, para lograrlo se requiere un sistema de información amplio y vinculado con información externa, la propia del municipio u organismo operador aislada no es suficiente, sería incompleta, de ahí la importancia que a nivel de autoridades estatales se hagan esfuerzos.

Allá por el año de 2004 tuve la oportunidad de trabajar parte de un esfuerzo en Jalisco, con su reglamento y Ley, prácticamente esa fue mi encomienda, supervisado por el Ing. Emiliano Rodríguez, ahí plasmamos la conformación del sistema estatal del agua, con sus brazos el de información y el financiero, estos temas los he abordado en otras ocasiones en esta columna, vale la pena decir que algunos de los organismos operadores se apegaron a esa parte, y los resultados han sido destacados, pero a su vez eso debe estar soportado en una política tarifaria firme y clara, sustentable, con una planeación también concreta y de visión que permita visualizar los problemas y soluciones, con sus correspondientes proyectos, entender lo que son las áreas de facturación, comerciales y técnicas, debidamente soportado por la voluntad política, sin ella, los esfuerzos son vanos.

Además la dirección de los organismos debe estar en buenas manos, es decir, no a los recomendados políticos y sí a los recomendados pro capacidad, recuerdo en una ocasión a Emiliano Rodríguez que comentó en una reunión, que existe un abismo entre los recomendados por compadrazgo o compromiso político y a quienes los recomienda su trabajo y logros, todos somos recomendados, pero no del mismo nivel.

También en 2003 comenzamos con una política de estímulos; se trabajó desde manuales y por decirlo reglas de operación para ello, le llamamos bases de apoyo, para aquellos municipios u organismos operadores que se esmeraran o emprendieran una transformación, esta línea no se ha consolidado por la fragmentación en los 125 municipios, en donde impera la preferencia de los recomendados y cuotas de poder de los partidos políticos con sus decepcionantes recomendados.

Otro grupo de compañeros trabajó lo correspondiente a la capacitación y lo que pudo denominarse profesionalización, faltó mayor continuidad y un trabajo para sensibilizar a los actores políticos de su importancia. Pero de lo que sí es un hecho es que la actitud por una transparencia en procesos, recursos e información bajo un marco normativo y regulatorio viene a ser el primer paso reforzado con los cuadros directivos, gerenciales y operativos adecuados, indudablemente conduciría a los organismos operadores a una mejora que dejaría huella. La frustrada iniciativa de Ley General de Aguas, mencionó acerca del sistema de información, aunque se quedó corta, ojalá la próxima iniciativa sea más concreta y ambiciosa. Porque eso estimado lector abre las puertas para emprender acciones que permitan que en México y Aguascalientes el agua nos alcance.

Comentarios: saalflo@yahoo.com twitter: saul_saalflo