CDMX.- Aída Román consideró que nunca hubo una regularidad en el proceso de Alfredo Castillo al frente de la Conade en lo que va de la administración y que su falta de preparación en el ámbito deportivo no ayuda a la obtención de buenos resultados. La subcampeona olímpica de Londres 2012 indicó que el deporte requiere de un proyecto de cuatro años y no sólo de 10 meses como sucedió en este ciclo olímpico rumbo a Río 2016.
“Nunca hubo una regularidad, nunca hubo una constante, nosotros fuimos a Brasil a hacer nuestro mejor esfuerzo, cada director trae sus propios proyectos, empiezan a poner muchas cosas en medio, al deportista lo dejan solo, no puedes hacer un proyecto de cuatro años y 10 meses”, apuntó a su llegada a la Ciudad de México después de la participación que tuvo en los Juegos Olímpicos de Río, donde no consiguió medalla por equipos ni de forma individual.
“No es alguien que esté inmerso en el deporte, es muy difícil que alguien que no haya estado en el deporte pueda hacer una buena administración, sí tuvimos algunos apoyos, pero a cuenta gotas y desafortunadamente las federaciones peleadas con unos y otros”.
Además, señaló que los problemas entre Castillo y Carlos Padilla, presidente del Comité Olímpico Mexicano, sólo han dejado en el abandono a los atletas en esta justa veraniega.
“Es un reflejo de lo que estamos viviendo, hay una gran desorganización, anteriormente había buena comunicación entre el Comité Olímpico y Conade, ahora cada quien está jalando para un lado, el niño está en medio, nosotros estamos en medio, en el siguiente proceso sería bueno que se hagan las paces. Al final cada quien quiere hacer su mejor actuación y tiene mil cosas alrededor”, apuntó la arquera mexicana, quien fue eliminada en la primera ronda del tiro con arco individual en el evento brasileño.
Ante los reproches tras su declaración que causó polémica al decir que no le debía nada a nadie, comentó que no presta atención más que a las críticas constructivas.
“Nosotros hacemos nuestro mejor esfuerzo, hay mucha gente que nos apoya, hay mucha gente debatiendo sobre nuestra actuación que no fue muy buena, pero tampoco la gente que nos ha criticado ha visto lo que ha pasado detrás, trato de concentrarme solamente en las críticas constructivas y no destructivas”, explicó.
Aída, de 28 años, se tomará un año de descanso en su carrera deportiva tras los Olímpicos de Río.