En el universo de las 160 escuelas particulares que operan en el Estado de Aguascalientes, de cara al ciclo lectivo 2017-2018, los padres de familia aportarán cuotas escolares que oscilarán en un amplio margen de los 500 hasta los 10 mil pesos; incluso algunas no pedirán, en apoyo a la economía familiar.
Guadalupe de la Cerda González, presidenta de la Asociación Internacional de Colegios Particulares, aseveró que los padres de familia tienen el poder y la decisión de elegir a las instituciones educativas de acuerdo a sus posibilidades económicas y la calidad académica que desean ofrecer a sus hijos.
Por fortuna, indicó, Aguascalientes cuenta con planteles educativos de carácter privado que se adaptan a todas las necesidades económicas de la población estatal e incluso de la región, donde cada escuela tiene el firme propósito y convicción de avanzar en una mejor educación y formación de los niños, adolescentes y jóvenes que cursan desde el preescolar hasta el bachillerato.
“Las cuotas de padres de familia se destinan para el sostenimiento, operación y mantenimiento de los colegios particulares, a fin de ofrecer un servicio educativo de calidad a los alumnos, quienes son el objetivo primario de cada institución educativa”, puntualizó.
En entrevista con El Heraldo, la dirigente del organismo señaló que se espera que la matrícula para el siguiente ciclo lectivo se mantenga similar a la registrada en el año escolar 2016-2017; además, los padres de familia interesados en inscribir a sus hijos lo pueden hacer en cualquier momento, incluso en el mes de septiembre suele aceptarse a gente, aun y cuando hayan arrancado las clases.
De la Cerda González indicó que en los últimos 22 años, la educación privada estatal ha crecido de modo significativo, pues de tener 20 escuelas se cuenta ahora con 160, y todas ellas cuentan con alumnos y atienden tanto a clase media alta, media y media baja.
Asimismo, en los municipios del interior del estado o en las colonias citadinas se encuentran varias escuelas que atienden a alumnos de nivel socio económico medio bajo, en donde se ofrecen colegiaturas de 600 pesos mensuales, y cuentan con una gran demanda de lugares.
“Cada una de las escuelas particulares determina las cuotas escolares que cobrará a los padres de familia; en estas instituciones no hay restricciones para establecerlas, y las que se acuerdan con los paterfamilias se convierten en una obligación el cubrirlas, ya no es algo voluntario, tal y como ocurre en las escuelas públicas que también deben entregarlas”, concluyó.