SANTA CLARA, E.U.- Colin Kaepernick tiene dos aliados más en los 49’s en su campaña contra el racismo y el abuso policial en Estados Unidos que inició hace un mes.
El safety Antoine Bethea y el linebacker Eli Harold levantaron ayer el puño derecho durante la entonación del himno nacional, al tiempo que Kaepernick, pasador suplente, y el safety Eric Reid permanecían hincados, tal como lo hicieran en el último duelo de pretemporada.
Del lado contrario también hubo solidaridad, pues el ala defensiva Robert Quinn y el receptor Kenny Britt también hicieron la señal del “Black Power” durante los honores a la bandera.
El domingo algunos miembros de Miami, Kansas City, Seattle y Patriotas se sumaron al movimiento, entre ellos al corredor de Delfines Arian Foster, quien ayer confirmó que seguirán con esta postura con la finalidad de crear un diálogo saludable sobre los problemas raciales.
Tras las protestas, Donald Trump, candidato republicano a la presidencia de EU, sugirió a los jugadores de la NFL que si no están de acuerdo busquen otro lugar donde vivir.
“Creo que es una falta de respeto a nuestro país. Creo que es una falta de aprecio por nuestro país y es algo muy triste. Nunca había visto algo así. Deberían de buscarse otro país. A ver si ahí ganan 20 millones de dólares por ser un pasador suplente (en referencia a Kaepernick)”, dijo ayer a FOX & Friends.
La modelo Kate Upton también reprobó la actitud de no mantenerse de pie al escuchar el himno, sobre todo el día del 15 aniversario de los atentados del 11 de septiembre.
“Sentarse o arrodillarse durante el himno nacional es una desgracias para aquellas personas que han servido y sirven actualmente a nuestro país. Sentarse durante el himno nacional el 11 de septiembre es aún más horrible”, escribió en Instagram junto a una foto de cuatro elementos de Delfines en esta posición. (Staff/Agencia Reforma)