Mauro de la Fuente
Agencia Reforma

MATAMOROS, Tamaulipas.- Las constantes balaceras que se registran en Matamoros y en especial en su barrio, considerado uno de los más peligrosos de la ciudad, llevó a un estudiante de primaria a inventar una mochila antibalas.
Juan David Hernández Rojas, alumno de sexto grado de la primaria Lázaro Cárdenas del Río, al poniente de la ciudad, dijo que la mochila cuenta con placas metálicas que impiden el paso de proyectiles, además de un GPS, una alarma de emergencia, una lámpara y luces reflejantes y un cargador de USB para un teléfono celular.
Señaló que la inversión que hizo fue cercana a los mil pesos y la realizó con productos reciclados con el apoyo de su padre. Explicó que el metal usado como placas antibalas, es de un chaleco que consiguió en un tianguis.
Los demás materiales, detalló, también los compró en negocios que venden artículos de segunda mano.
El estudiante de 11 años, precisó que la mochila ya con libros, tiene un peso de cinco kilogramos.
Con este invento, Juan David obtuvo el primer lugar en el XVIII Concurso Estatal de Ciencia y Tecnología que organizó el Conacyt y el Gobierno de Tamaulipas.
El menor, lleva calificaciones de 10 en todas sus materias y el ciclo escolar pasado, ganó el concurso municipal de oratoria.
Su padre, David Hernández de la Rosa, es un empleado de una empresa maquiladora y su madre Olga Edith Rojas, una ama de casa con dos hijos más y uno que viene en camino.
El año pasado, otra estudiante, de segundo grado, obtuvo el primer lugar nacional en el concurso de ciencia y tecnología con el proyecto de una tapa de alcantarilla con una malla que permite que la basura se contenga en caso de lluvias abundantes.

ASÍ LO DIJO
‘La idea surgió porque en la ciudad las balaceras son constantes y todos, no solo los niños, debemos protegernos porque no sabemos cuándo va a ocurrir una’.
Juan David Hernández
Niño inventor