Agricultores del estado abandonan la actividad de siembra por el coyotaje que realizan los intermediarios, en perjuicio de la obtención de ingresos de los productores, advirtió Alejandro Apess Esparza, presidente del Colegio de Ingenieros Agrónomos de Aguascalientes.

Señaló que el coyotaje genera que el costo de los productos del campo se triplique al consumidor final, en detrimento de la actividad agrícola con una visión de negocio, porque los precios no son fijados por los campesinos que los producen, sino por quienes los comercializan.

“No es posible que uno vaya a comprar a la Central de Abastos alguna fruta y te la den en veinte pesos el kilo, cuando a esa gente por producirlo se lo están pagando a seis pesos, es ahí donde tenemos el problema”.

Consideró que los acaparadores deben ser vigilados y sancionados de manera contundente, ya que en la actualidad existen graves deficiencias de las autoridades responsables de regular estos precios, como lo son la Profeco y la Secretaría de Economía.

Para los campesinos su costo de producción siempre se mantendrá elevado, mientras que el pago recibido por su mercancía será mínimo, sin considerar la calidad que posee su producción.

Mencionó que en la actualidad un claro ejemplo de abuso se da con el frijol, donde los productores reciben un pago mínimo, pero el precio al consumidor se llega a triplicar, aun cuando existe suficiencia de este alimento.

Apess Esparza subrayó la importancia de que las diferentes instancias competentes trabajen de manera coordinada, en vinculación con las organizaciones de profesionales de la agronomía para estructurar acciones de equilibrio en toda la cadena productiva de los perecederos.