En todos los procesos electorales es común escuchar alabanzas a favor propio y deslinde de responsabilidades cuando las cosas no están bien, lo que de tanto repetirlo llega a creerlo quien lo dice y supone que los demás también lo aceptan, sin embargo basta con hacer algunos ejercicios para poner las cosas en su lugar.

El aspirante a dirigir los destinos del Partido Acción Nacional, Ricardo Anaya, utiliza la vieja ruta de atacar al PRI y a los gobiernos emanados de este instituto político para atraer la atención de sus correligionarios, con lo que espera conquistar los suficientes votos que dejen en el camino a su contrincante Javier Corral.

Aunque Anaya quisiera ser distinto al actual dirigente Gustavo Madero no puede cortar el cordón que los une. Fue su compañero de fórmula en la elección del 18 de mayo de 2014 y al solicitar Madero licencia para encabezar la lista de diputados de representación proporcional de su partido en las elecciones de 2015, la Comisión Permanente designó a Anaya Cortés, quien se desempeñaba como secretario general, para ocupar la presidencia a partir del 30 de septiembre. Estuvo al cuidado del sillón hasta el 20 de enero que regresó Madero, quien en seguida lo nombró como coordinador del grupo legislativo en la Cámara de Diputados.

En seguimiento a lo que ha hecho su maestro, Anaya solicitó licencia a su cargo de diputado el 30 de junio, una hora después que la Comisión Nacional Organizadora de Elección del Comité Ejecutivo Nacional emitiera la convocatoria para elegir nuevo dirigente del PAN, por lo que a sus 36 años de vida espera convertirse por segunda vez en menos de un año en sucesor de Madero Muñoz, en los comicios previstos para el 16 de agosto.

El mensaje a la militancia responsabiliza al Partido Revolucionario Institucional del “desencanto” de la ciudadanía a los partidos políticos, al ser “corrupto y corruptor”, por lo que hoy el país alcanza niveles de “vergüenza internacional”, particularmente por la fuga del narcotraficante Joaquín Archibaldo Guzmán Loera y de otros escándalos de tráfico de influencia, sin embargo calla el caso de los “moches” que por varios meses levantó demasiado polvo al ser involucrados legisladores, alcaldes y ex alcaldes panistas y empresarios, a lo cual Madero se negó a investigar, no obstante la exigencia de importantes figuras del PAN. Lo más lejos que llegó el todavía líder fue prometer el 21 de mayo del año pasado, que su primera acción como presidente del Partido sería atacar la corrupción interna, pero que quedó en un intento de saliva, porque la famosa comisión que integró ex profeso no tuvo ningún resultado.

Reitera que el gobierno que encabeza el presidente Enrique Peña Nieto no tiene capacidad para ejecutar las principales reformas estructurales y dar los resultados que espera el país, de manera especial en materia educativa y en el renglón energético, por lo que demanda resultados a la mayor brevedad.

Dicen que donde las dan las toman, por lo que el presidente del PRI César Camacho Quiroz arremetió contra el PAN y los dos gobiernos federales partidistas, que aseguró, dejaron un salto de 12 años “desperdiciados”, una “docena trágica” en la que el país se paralizó, lapso en que “perdieron la oportunidad de conducir la transición democrática”, señalando que las elecciones constitucionales las pierden “por su deslealtad a sus principios y por sus luchas intestinas”.

El discurso que aplica Ricardo Anaya en contra del gobierno de Peña Nieto lo recicla y que aplica según sea la ocasión. A mediados de enero de 2015, en su calidad de presidente interino de Acción Nacional, criticó ante consejeros de su partido la falta de resultados de la administración federal y cuestionó que a dos años del inicio “se ha caracterizado por la ineficacia, y el tema de la inseguridad va en aumento”, vaticinando que el 7 de junio los electores se iban a inclinar a favor del PAN, resultado que como se sabe fue en retroceso para los intereses blanquiazules ya que de nueve gubernaturas sólo ganó dos y continuarán como segundos en el número de diputados federales.

En aquel momento el líder del PRI respondió que “los testarudos de ayer, los incongruentes de hoy, los hipócritas de siempre serán derrotados por los electores, y así confirmarán que su origen es destino: van a seguir siendo, simplemente, la oposición”.

De lo descrito se infiere que tanto unos como otros buscan amontonar todos los pecados en la banqueta de enfrente, en espera que a la hora que el ciudadano haga la limpieza se de cuenta quien es el negligente, el ineficiente y el omiso en sus responsabilidades.

PRISMA SALARIAL

El punto de vista de los líderes sindicales dista mucho de ser la realidad que viven los trabajadores, ya que mientras aquellos lo consideran de manera masiva, sus representados sienten que no salen de un círculo vicioso debido a las limitaciones económicas.

Aguascalientes registra un paso sostenido en la creación de empleos, lo que no pueden negar aún aquellos que están en contra de todo, como tampoco se puede ocultar que los salarios son bajos y por lo mismo distan de ser la panacea que propalan los apologistas oficiales.

El máximo líder obrero en la entidad, José Alfredo González González, asegura que los trabajadores reciben cuatro salarios mínimos, esto es, 230 pesos, lo que seguramente se da en las empresas de mayor inversión y con las que hay contratos firmados, porque si Usted, caro lector o lectora, pregunta entre los empleados del sector comercio se encontrará que el promedio es de 100 a 150 pesos y quienes laboran en el medio informal obtienen 100 pesos y una pequeña comisión que por lo regular no llega a 30 pesos sin que reciban una sola prestación social.

En los censos que periódicamente levanta el Inegi se conoce la realidad social, económica y laboral, encontrándose que ciertamente, hay obreros calificados que tienen un salario decoroso, pero en la misma empresa otros ganan menos y trabajan bajo contrato, que deben rendir más que sus compañeros o al término del mismo quedarán cesantes.

Es la otra cara del medio ocupacional que no se quiere ver, fijándose sólo en la que ofrece confianza al inversor y bonos al promotor, por lo que bien haría el sindicalismo en impulsar una campaña para que mejoren los ingresos de los trabajadores en general, estén o no afiliados a una organización, con lo que entonces sí podrá decirse que hay una justa repartición de la riqueza.

El dirigente cetemista sostiene que es difícil cumplir con lo anterior, en función que “la economía del país nos limita y ata en materia salarial, y por ello nos tenemos que sujetar a las reglas nacionales”, aunque reconoce que las empresas en el estado “tienen capacidad para pagar mucho mejor” y si él lo dice es porque así es, entonces hay que buscar la negociación y que en un futuro esta entidad se convierta en ejemplo nacional.

GUILLERMO AGUILAR

La partida de un amigo siempre deja un vacío que difícilmente se llega a cubrir y es algo que se siente con el fallecimiento de Guillermo Aguilar Lechuga, un ser que supo irradiar afecto en todos los espacios donde se activaba. Sin duda el mejor médico forense que ha tenido Aguascalientes, con un reconocimiento nacional y maestro de prácticamente todos los que se dedican a esta labor, además bajo su dirección se le dio el espacio adecuado a este servicio tan indispensable en la Procuraduría General de Justicia, hoy Fiscalía General. Practicante del futbol desde niño militó con el equipo Cebras de Aguascalientes, al lado de otros que se le adelantaron como fueron los hermanos Edmundo y Luis Gerardo Avendaño (Los Tatos), asimismo militaron en ese club Alberto Acosta, el “Capi” Eduardo González y otros con los que conservó su amistad hasta el último momento. En la sencillez de su trato esparció la grandeza, que es sin duda el mejor recuerdo que deja.