La nueva delegada de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), María Teresa Ávila Guel, anunció que en breve la dependencia iniciará un operativo de revisión en casas de empeño de la entidad, ante la gran demanda de este tipo de servicios que tienen estos establecimientos con motivo de la cuesta de enero.

Explicó que actualmente las casas de empeño no cuentan con un ente regulador que vigile en lo específico su actuación, ya que no son reguladas por el sector financiero, a pesar de que manejan servicios financieros, por tanto, luego de la más reciente modificación a la Ley del Consumidor, se les obligó a inscribirse en el Registro Público de Casas de Empeño, a fin de que la propia Procuraduría tuviera cierto control sobre los establecimientos dedicados al préstamo prendario.

De acuerdo con la Ley Federal del Consumidor, específicamente en su artículo 65 bis, establece la obligación de las casas de empeño para registrarse en el Registro Público de Casas de Empeño que administra la propia Procuraduría y aquellas que no lo han hecho, están violando esta disposición de ley por lo que podrían recibir sanciones.

Este registro público lo ostenta la Profeco y tiene como objetivo inscribir, registrar y autorizar la operación de las casas de empeño, procurando dar seguridad jurídica y protección a los derechos de los consumidores que realizan algún empeño de su patrimonio.

Las casas de empeño deberán operar de conformidad a la Ley Federal de Protección al Consumidor y la Norma Oficial Mexicana, las cuales son de observancia general en toda la República Mexicana.

En ese sentido, destacó que el interés de la dependencia a su cargo, es mantener una estricta vigilancia en los términos de los contratos a los que los clientes se adhieren, ya que estos acuerdos entre prestador de servicio y cliente resultan, en muchos casos, abusivos en contra de los intereses de los consumidores.

Las personas en esta temporada, al iniciar el año, enfrentan muchos gastos derivados de compromisos adquiridos el mes anterior con motivo de la Navidad, y luego tienen que cumplir con compromisos como el predial, el pago de impuestos y derechos vehiculares, y una extensa lista de compromisos económicos, por lo que deciden acudir a empeñar sus bienes para hacer frente a lo que coloquialmente se le conoce como “la cuesta de enero”.

Por ello, dijo, la Profeco está atenta para proteger los derechos de los consumidores ante las casas de empeño y anunció que en los próximos días estarán acudiendo a cada uno de estos establecimientos para revisar los contratos y una serie de aspectos que a la Profeco le competen, todo ello para beneficio de los consumidores.

Indicó que actualmente la delegación de la Procuraduría Federal del Consumidor tiene un padrón de 62 casas de empeño que operan regularmente en Aguascalientes y que, cuando menos esas, sí están inscritas en el padrón.

La intención, dijo, es comparar que los contratos que hacen firmar a sus clientes, sean los mismos que tienen registrados ante la Profeco, es decir, un contrato, ya revisado, modificado y aprobado por la Procuraduría, eliminando las cláusulas ventajosas que pudieron haber tenido.

Alertó que las casas de empeño, cuando son denunciadas ante la Procuraduría, generalmente lo hacen derivado de cláusulas abusivas en los contratos de adhesión, o bien, por las elevadas tasas de interés con las que prestan o por las condiciones de retención que establecen de los bienes dados en garantía para los préstamos.

Por ello, pidió a los consumidores leer muy bien los contratos y ante cualquier duda, acudir a la Profeco para interponer su queja y evitar ser presa de los abusos en los que puedan incurrir este tipo de establecimientos.