Staff / Agencia Reforma

CDMX.- Cinco gruperos: Javier, Ramiro, José, René y Lupe Esparza alocaron el backstage del Vive Latino.
Con trajes color azul rey, los integrantes del grupo Bronco se pasearon por el stand de Reforma donde expresaron la felicidad que les invade al estar en uno de los festivales más importantes del país.
Mientras contaban sus anécdotas y la forma en cómo se están adaptando a las bandas que se dieron cita también.
Uno de los participantes en el VL17 fue la banda Kinky quienes se unieron a la fiesta que tenían los originarios de Apodaca, Nuevo León.
Entre ellos parecía haber buena química, incluso, Gil Cerezo, el vocalista de Kinky, se puso una de las chamarras de sus paisanos como parte de una dinámica.
Con mucha alegría, los 10 integrantes comenzaron a interactuar previo a su show.