Los recorridos nocturnos por los panteones municipales han ido en decadencia al dejarse de lado el fomento de la cultura y utilizarse como casa del terror que pone en riesgo el patrimonio histórico que posee el Panteón de Los Ángeles y de la Cruz, consideró José Alberto Campos, integrante de la Fundación Amigos de la Historia.

Tras darse a conocer que el Gobierno Municipal ofrecerá estos recorridos fuera de la temporada del Día de Muertos, manifestó que el Ayuntamiento de Aguascalientes debe replantear seriamente el ofrecimiento de este espectáculo a la ciudadanía, al apartarse a lo largo de los años de los fines y objetivos por los que fue impulsado.

Enfatizó que el Gobierno Municipal debería revisar la forma en la que estos recorridos retomarán las tradiciones mexicanas, y dar a conocer aquellas leyendas reconocidas del estado, en lugar de dar espacio a la presentación de monstruos, zombies, vampiros y otros elementos que están enfocados en la simpleza de asustar a la gente.

Cuestionó que el panteón no deja de ser un inmueble público para un fin específico como es el enterramiento de los restos de las personas fallecidas, en un espacio que es propiedad de familiares de las personas fallecidas, y merece que se dé el debido respeto.

Puntualizó que no se está en contra de que se hagan recorridos nocturnos en el panteón, sino que éstos sean una oportunidad del rescate del patrimonio, cultural e histórico que alberga un inmueble que data de finales del siglo XIX, en el caso del Panteón de los Ángeles, y en el caso del Panteón de la Cruz, su origen es de principios del siglo XX.

“Las tumbas finalmente son de los propietarios y pagan mantenimiento, creo que no deja de ser un lugar de descanso, aunque ahora se preste para que la gente vaya a divertirse. No siempre lo popular es correcto, hablamos de 50 ó 100 personas en los corredores, lo que incluso es un riesgo porque hay lápidas endebles”.

Consideró que la importancia del patrimonio que se tiene en el panteón de Los Ángeles, obliga a que el Instituto Nacional de Antropología e Historia se pronuncie al respecto, e incluso haya coordinación con el municipio para que los recorridos sean planeados con elementos de valor cultural, al recordar que en el origen de estos recorridos se daban referencias de personajes y contaban leyendas de quienes ahí fueron enterrados.