CIUDAD DE MÉXICO.- Amar duele más fuerte que volarse el ojo con un cohete, automutilarse, vomitar sangre, romperse un diente en una pelea callejera o caerse desde una azotea.
Así lo aprenden Karina (Ludwika Paleta) y Diego (Osvaldo Benavides), a lo largo de casi cuatro décadas de conocerse y construir una amistad atípica, intermitente e intensa, pero sumamente humana.
Desde la primera escena de Duele, dirigida por Diego del Río, las 400 personas que asistieron al estreno de la obra la noche del jueves, en el Teatro López Tarso, se vieron inmersas en una historia entrañable.
Narrado con la música y letras de Silvia Siu e Iker Madrid, el relato se ubica en ocho diferentes etapas de la vida de Karina y Diego, desde que se conocen a los 8 años y hasta que alcanzan los 38.
Ya fuera como niños, adolescentes o adultos conflictuados, Benavides y Paleta se echaron a la bolsa al público a lo largo de la hora y media que duró el montaje.
“Me encanta que actores tan famosos como ellos se den siempre el tiempo de involucrarse en proyectos pequeños e interesantes de teatro como estos”, aseguró Pedro Ortiz de Pinedo, productor de la puesta. (Rodolfo G. Zubieta/Agencia Reforma)