El consumo de fármacos para reducir el peso acumulado en épocas de fiestas, puede provocar efectos secundarios negativos e irreversibles, y en casos más severos, tromboembolias e infartos, expuso Magali García Gómez, responsable estatal de Nutrición del Instituto de Servicios de Salud del Estado de Aguascalientes (ISSEA).

Recomendó a la población evitar la automedicación de este tipo de productos, debido a que son prescritas después de una evaluación médica y bajo un estricto control, alimentación sana y ejercicio.

Señaló que estos medicamentos, que se deben consumir bajo prescripción médica, sólo funcionan en personas sin antecedentes de enfermedades hereditarias o crónico no degenerativas, debido a los efectos que pueden causar.

También existen fármacos que actúan a nivel del sistema nervioso central, y en enfermos con algún problema en el corazón, les provoca taquicardias o infartos.

Otros casos elevan a niveles muy altos la presión, trastornos en el sueño o provocan ansiedad, debido a que actúan a nivel de sistema nervioso central, para tratar de inhibir la sensación del hambre, por lo que alteran otras funciones.

Antes de iniciar una dieta, se debe acudir con un especialista en nutrición, quien valorará sus antecedentes familiares y le dará un régimen alimenticio de acuerdo con su peso, estatura, sexo, actividad física, estado fisiológico y clima.

Con quince días de alimentación sana, consumo de agua y ejercicio moderado, se puede bajar el exceso de peso, y también es el más efectivo para desintoxicar el cuerpo.