Con motivo de su matrimonio civil, Javier Torres Ávila y Alma Roxana Martínez Vega compartieron elegante ceremonia.
Bajo el cielo nocturno, los contrayentes manifestaron su deseo de permanecer unidos hasta el final de sus días, motivo por el cual intercambiaron la aceptación como marido y mujer ante las leyes del hombre.
Presentes en la ceremonia que se llevó a cabo en la residencia de la familia Martínez Guerra, estuvieron los familiares y amigos más cercanos a la pareja, destacando entre ellos: Gustavo Adolfo Martínez Guerra y Alma Rosa Vega Campos, papás de la novia; y Sergio Arturo Torres Navarrete y María Guadalupe Ávila Tamayo, papás del novio.
El momento más significativo fue cuando la pareja signó las actas que avalan su matrimonio civil, además de imprimir sus huellas en las mismas.
Al final, el representante del Registro Civil los declaró como marido y mujer, por lo que se dejaron escuchar los espontáneos aplausos por parte de la concurrencia, que más tarde participó en el tradicional brindis.
La boda religiosa de Javier y Roxana tendrá verificativo el próximo 17 de septiembre, en la Catedral Basílica de Nuestra Señora de la Asunción y más tarde se ofrecerá la recepción en el Antiguo Taller de Locomotoras del Complejo Tres Centurias.