Héctor Raúl González
Agencia Reforma

CUERNAVACA, Morelos.- La basura de la Ciudad de México que se depositó durante la contingencia ambiental en el relleno sanitario La Perseverancia, en Cuautla, Morelos, ha ocasionado afectaciones en el lugar.
Ambientalistas alertaron que las más de 9 mil 389 toneladas de desechos llevadas entre el 16 y el 20 de marzo fueron colocadas en un sitio sin las medidas de mitigación necesarias para impedir la contaminación de los mantos freáticos.
“La población nos llamó para que fuéramos a ver qué era lo que estaba sucediendo”, explicó Larisa de Orbe, integrante de la agrupación Acción Ecológica.
“Encontramos que lo que llegó de la Ciudad de México fue depositado en una celda que aún no estaba culminada su impermeabilización”.
Refirió que, en un recorrido por el lugar, ambientalistas descubrieron otras irregularidades, como mal manejo de las lagunas de lixiviados.
“Todo lo que se está escurriendo de los residuos está siendo depositado en una laguna que no tiene protección”, subrayó la experta.
El escurrimiento directo al suelo, señaló, representa un peligro por la presencia de pozos de agua potable cercanos y de barranquillas que comunican directamente con el río Cuautla.