El rock urbano hecho en México rompió los esquemas con la imponente presentación de Panteón Rococó en el escenario principal del Festival Cultural de la Ciudad 2016.
Miles de fanáticos de la agrupación inundaron la Plaza Principal desde muy temprana hora para ser parte del concierto más concurrido de toda la festividad, que brindó una de las bandas de rock más prendidas y aclamadas de toda la república mexicana, precedidos por la agrupación local El Cirko, que aburrió el esperado concierto de anoche.
Sus integrantes, con su característico atuendo, manifestaron su entusiasmo de estar nuevamente en la tierra de la gente buena, pues coincide con su celebración de 21 años de carrera ininterrumpida y más aún de ver a la juventud reunida en un solo escenario para ver su actuación.
Señalaron que sus canciones se basan principalmente en una lucha constante, de situaciones que adolece este país y es por ello que se consideran una banda social, que a través de sus letras hacen un llamado a la gente a abrir los ojos a una realidad.
Invitaron a todo su público a hacer valer su libertad de elegir, más allá de asuntos meramente políticos.
El cálido recibimiento del público hacia los artistas del momento fue bien correspondido por los invitados de la noche, con una buena dosis de su música, al interpretar sus más grandes éxitos.
“Es sábado y tengo ganas de gritar” y “Que viva Aguascalientes”, fue lo que corearon de inicio, apenas pisaron el escenario, encendiendo la euforia de la concurrencia, que ni un segundo cesó de cantar durante las casi dos horas que duró el concierto.
Totalmente fusionados con el ritmo característico, en sus seguidores Panteón Rococó dejó una huella importante, mayormente jóvenes de esta ciudad de 441 años de historia.